Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

VIDA & ESTILO

Volcán de Pissis, tocando el cielo con las manos

Un lugar donde las nubes y la tierra se besan.

(Por Diego Nofal) A esta altura, tras una decena de columnas, decir que Catamarca tiene lugares ocultos y paradisíacos, maravillas arqueológicas únicas, montañas que nos permiten hacer las más variadas actividades es una redundancia. Si nos deparaba tantas sorpresas a nadie le extrañará esta afirmación: Catamarca tiene el volcán más alto del mundo. De hecho tiene los dos volcanes más altos del mundo, aunque uno lo comparte con Chile.

En esta ocasión vamos a hablar de uno de ellos, el Volcán de Pissis. Les parecerá extraño, pero el nombre de este volcán fue puesto por una misión extranjera que lo exploró durante el siglo 19. Desde entonces a nadie se le ocurrió cambiarlo. Su nominación es un homenaje al geógrafo francés Pedro José Amadeo Pissis, una suerte de leyenda entre los estudiosos de Chile, país donde este estudioso sirvió hasta su muerte.

Se accede desde el norte desde la localidad de Fiambalá por la ruta asfaltada al paso de San Francisco (ruta 60) y luego por la quebrada de La Copia, pasando por la depresión de la laguna de los Aparejos y atravesando el Valle Ancho. Su acceso sur es complicado y luego de transitar el camino al paso Pircas Negras se recorre la Quebrada del Río del Medio y se atraviesa la cuenca del gran cráter del Inca Pillo.

Muchos se han aventurado a escalarlo, muchos más han quedado en el camino. Por eso nuestro consejo que no lo haga sin guía adecuada. Si usted no es un escalador o un andinista experimentado, recurra a las excursiones que se evnden en cualquier agencia de turismo receptivo de Catamarca. La dificultad está dada por el glaciar que cubre la parte norte. Mientras que la cara sur tiene espolones que pasan gran parte del año congelados.

No obstante, es una aventura que entra en la categoría de “imperdible”, para llegar a la cima, literalmente hay que atravesar las nubes, su cumbre principal y la de más complejo acceso está 6882 metros sobre el nivel del mar, es prácticamente el techo de América. No son pocos los geógrafos que aseguran que la cumbre es aún más elevada. Pero jamás una misión argentina se encargó de medirla, por eso se recurre a los registros chilenos.   

En la cima encontrará paisajes volcánicos la lava bañó el costado de la montaña y una rica mezcla de minerales le da colores sorprendentes. También abundan las lagunas con aguas cargadas de metales pesados también de coloraciones difíciles de encontrar en otro lugar del planeta. La cumbre solía estar plagada de neveros, pero el cambio climático los hizo retroceder al límite de, prácticamente, haberlos extinguido. Pero en la cima se encontrará con una sorpresa más, una fauna diversa formada por vicuñas, guanacos, asnos, flamencos, y, por supuesto, los cóndores reyes andinos de las alturas. No lo dude un segundo, toque el cielo con las manos

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados