Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Villa de Ancasti

VIDA & ESTILO

Volvió el turismo interno, es tu momento para “descubrir” Villa de Ancasti

Un lugar lleno de misterio y aventura a sólo 80 kilómetros de San Fernando del Valle de Catamarca

(Por Diego Nofal) En esta columna nos hemos dedicado mucho a los turistas foráneos que visitan la provincia. Pero hace una semana los catamarqueños recibieron una gran noticia. Se reactivó el transporte interno y una vez más el turismo dentro de la provincia se vuelve una realidad palpable. En las últimas columnas nos hemos dedicado a mostrar lugares dentro de un radio de 100 kilómetros de la capital y hoy no va a ser la excepción. Estas líneas nos van a llevar a Villa de Ancasti, cerca, muy cerca de casa.

Para llegar a la ciudad cabecera del departamento homónimo hay que emprender rumo sur y recorrer apenas 80 kilómetros. Depende del clima, llegar hasta esta belleza natural escondida entre los cerros nos llevará apenas una hora. Al llegar, entenderá porque los minutos invertidos valen la pena. Ancasti tiene todo lo que Catamarca puede ofrecer turísticamente, agua, sol, bellezas naturales, arqueología, cultura y hasta turismo religioso.

Esta villa perteneció originalmente a la provincia de Santiago del Estero al fundarse San Fernando del Valle de Catamarca, este territorio pasó a conformar la jurisdicción de la nueva ciudad. Con parte de las tierras que formaban la vasta zona conocida como Ancasti, se formó el departamento El Alto. Tal vez es por eso que una nostalgia histórica lleva a tantos santiagueños a veranear en la zona.

Pero basta de preludios. Ancasti, cuyo nombre fue tomado del vocablo quechua que significa “nidos de águilas”, tiene tanto para  visitar que es injusto dedicarle sólo una columna. Si usted gusta de la arqueología, no puede perderse de las celebérrimas pinturas rupestres de La Candelaria. Además, con caminar unos cientos de metros más puede llegar a las ruinas ceremoniales de La Tunita, donde los líderes espirituales alucinaban con cebil y dejaban sus huellas marcadas en las piedras.

Pero si usted quiere sentirse un verdadero explorador, hoy le revelaremos un secreto escondido de la zona. El sendero de Benteveo es una maravilla natural para caminar, pero si usted es paciente y observador llegará hasta La Resbalosa, un yacimiento arqueológico donde los pueblos originarios dejaron plasmado su arte y que es casi inexplorado por el hombre.

Pero si usted está buscando tranquilidad, sólo tiene que recorrer unos kilómetros hasta El Chorro, un oasis verde, perfecto para descansar y relajarse. Lejos del ruido mundano y de las agotadoras vicisitudes del quehacer diario. Obviamente, tiene un secreto oculto, el arroyo El Chorro es uno de pocos cursos de agua del país que fluye hacia el norte. El resto de los ríos con estas características, también están en la provincia de Catamarca.

Para llegar a Villa de Ancasti desde la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca se debe tomar la Ruta Nacional N° 38 y habiendo llegado a la localidad de El Portezuelo, departamento Valle Viejo.Desde ahí tomar la Cuesta del Portezuelo, es decir la Ruta Provincial N° 2. Finalizada la cuesta y ya en la cima de la Sierra Ancasti, se debe continuar por la Ruta Provincial N° 2 y avanzar hacia el sur 44 kilómetros.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados