Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Australia

MUNDO

Australia, más espiada que nunca, se une a maniobras militares junto a India, Japón y EE.UU.

«Hay más espías y agentes extranjeros operando contra los intereses australianos de los que había en el momento más fuerte de la Guerra Fría «, señaló la agencia de contraespionaje.

Australia participará en noviembre de maniobras militares junto a India, Japón y Estados Unidos, todos ellos preocupados ante el aumento de la influencia de China en la región, indicó la ministra australiana de Defensa, Linda Reynolds. Estos ejercicios navales, en los que Australia participará por primera vez desde 2007, se llevarán a cabo en el mar de Omán y en el Golfo de Bengala y sin duda generarán la ira de Pekín.

Según Reynolds, la finalidad de estas maniobras se «mostrar la determinación común de apoyar esta región abierta y próspera». En las últimas décadas, China intentó incrementar considerablemente su influencia en Birmania, Sri Lanka, Pakistán y Bangladés, lo cual provocó el recelo de India. Según señaló AFP, estas maniobras se realizan en un contexto de desencuentros diplomáticos crecientes entre China y Australia, malestar económico entre China y Estados Unidos y tensión militar entre China e India, en una región fronteriza que ambos países se disputan y en la que desplegaron decenas de miles de soldados.

Por otra parte, en Australia se espía más hoy que durante la Guerra Fría, consideró el martes Michael Burgess, jefe de contraespionaje australiano en un discurso ante el parlamento.  «Hay más espías y agentes extranjeros operando contra los intereses australianos de los que había en el momento más fuerte de la Guerra Fría «, dijo Burgess, responsable de la Australian Security Intelligence Organisation (Asio), la agencia australiana de contraespionaje.

Es raro que los funcionarios de contrainteligencia australianos se pronuncien públicamente, pero ante lo que consideran una amenaza, han decidido romper esta ley del silencio. Michael Burgess explicó que extranjeros instalados en Australia están siendo vigilados y acosados por gobiernos extranjeros.

En su discurso a los parlamentarios, Burgess no mencionó a China pero sí enfatizó que el espionaje y la vigilancia de los grupos de la diáspora era «nada menos que un ataque a la soberanía de Australia». Las autoridades australianas han afirmado que desde que el presidente chino, Xi Jinping, llegó al poder en 2013, el gigante asiático ha intensificado sus esfuerzos para influir en la política exterior de Australia.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados