Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

BOCA JUNIORS

Desgarrador recuerdo de Benedetto a su madre fallecida

El delantero perdió a su mamá cuando jugaba en los Juegos Evita de Berazategui, y hoy le recordó con una emotiva foto.

Darío Benedetto se sobrepuso a muchas adversidades en su carrera hasta ser hoy uno de los mejores delanteros de la liga francesa. El exBoca sufrió una pérdida durísima cuando solo era un niño de 12 años. Su madre falleció un día en que él estaba jugando a la pelota, lo que mejor hacía, y paradójicamente, lo que casi deja de hacer. A partir de allí, la vida de Benedetto atravesó un período difícil del que se sobrepuso.

“Habíamos quedado dos equipos con los mismos puntos en los Juegos Evita de Berazategui y había desempate. Mi hermano me dijo que se había caído mi mamá. Sufrió un paro cardiorrespiratorio y murió viéndome jugar a la pelota. Ahí dejé el fútbol dos años hasta que un amigo me dijo si quería hacer una prueba en Arsenal», recordó con dolor el delantero hace meses cuando fue al programa PH.

En el día de la madre, el ‘Pipa’ la recordó con una emotiva foto y un muy sentido mensaje en su memoria. “¡Feliz día ma! ¡Beso enorme al cielo!”, escribió el exgoleador de Arsenal, América de México y Boca. Benedetto explotó en México jugando para Toluca, y tras ganar la Concachampions con América en 2015, surgió el interés de Boca, que lo compró por cinco millones de dólares.

Asimismo, Benedetto, también homenajeó a Noelia Pons, su esposa con quien tuvo dos hijos, Helena y Felipe. “Feliz día mi reina, I love you”, le expresó Benedetto a su amada. En la actualidad, el delantero defiende los colores del Olympique de Marsella, club al que llegó a mediados de 2019 tras tres años a puro gol en Boca, 48 tantos en 90 partidos entre encuentros oficiales y amistosos. Ganó dos Superliga y una Supercopa Argentina.

El nuevo pilar, su abuela Dora

“Mi abuela Dora fue la que se puso la camiseta en un momento tan difícil de la familia. La mamá de mi papá, nos cocinaba, yo trabajaba medio día con mi papá. Caminaba 30 cuadras hasta la estación de tren y me iba a entrenar. Mi abuela nos lavaba cuando mi viejo no podía, fue una segunda mamá. Y mi papá se rompió el traste, nunca me faltó nada. Mi viejo nunca me faltó nada, se rompió el traste. Y a mi abuela Dora», rememoró.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados