Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Libia

MUNDO

El alto al fuego en Libia genera posiciones encontradas: «Muchos tienen esperanza, pero no son optimistas»

Si bien los beligerantes anunciaron un cese de hostilidades, muchos libios temen que el acuerdo de paz sea difícil de aplicar.

En Libia, los ciudadanos reaccionaron con una mezcla de esperanza y escepticismo tras la firma de un acuerdo de alto el fuego nacional. Este pacto está destinado a abrir el camino a una solución política para el conflicto que desgarra al país desde hace años. Mientras los observadores celebraron el acuerdo auspiciado por la ONU, pocos se hacen ilusiones ante las dificultades de una aplicación duradera en el terreno.

Hassan Mahmud al Obeidi, profesor de 40 años en un instituto de Bengasi (este), no es «muy optimista». En declaraciones a AFP, el docente teme que el acuerdo, al igual que los precedentes, sea difícil de aplicar y duda de la salida de las potencias extranjeras en el país. Hundida en el caos desde la caída en 2011 del régimen de Muamar Gadafi, Libia está dividida entre dos poderes: el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), reconocido por Naciones Unidas y con sede en Trípoli (oeste), y las autoridades aliadas al mariscal Jalifa Haftar, en el este.

El mariscal Haftar recibe apoyo militar de Egipto, Rusia y Emiratos Árabes Unidos, mientras que el GNA de Fayez al Sarraj es respaldado por Turquía. El viernes, las delegaciones militares de ambas partes firmaron en Ginebra un acuerdo de alto el fuego permanente con «efecto inmediato», tras cinco días de negociaciones.

Los beligerantes acordaron que «todas las unidades militares y los grupos armados en la línea de frente deben regresar a sus campos», anunció Stephanie Williams, jefa en funciones de la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (Manul), tras la firma. El acuerdo irá «acompañado de la salida de todos los mercenarios y combatientes extranjeros» en Libia, añadió.

Las dos partes rivales habían anunciado en agosto un cese de las hostilidades. En las últimas semanas las negociaciones se aceleraron para definir las condiciones de una tregua duradera. El marsical Haftar intentó, sin éxito, conquistar militarmente Trípoli entre abril de 2019 y junio de 2020. Los combates causaron cientos de muertos y obligaron a huir a decenas de miles de personas. No obstante, Mohamed Dorda, cofundador de «Libya Desk», una consultora de riesgo geopolítico, estima que se necesitan «acuerdos de seguridad para que pueda instalarse un gobierno, sino nos encontraremos en la misma situación en unos años».

«Libia merece algo mejor»

Con todo, las señales de apaciguamiento son tangibles. Las dos partes en conflicto acordaron esta semana reabrir las principales rutas terrestres y las conexiones aéreas internas. «La guerra provocó una grave recesión económica. Hemos sufrido importantes pérdidas con la suspensión de intercambios entre el este y el oeste», lamentó Massud al Fotmani, comerciante en Bengasi. «Muchos tienen esperanza, pero no son optimistas», resumió Mayssoon Jalifa, profesora de inglés en Trípoli. «Espero sinceramente que el acuerdo dure. Libia merece algo mejor», sostuvo.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados