Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Crisis Importadores

SOCIEDAD

Importadores del país volvieron a criticar las medidas cambiarias del Banco Central en medio de la crisis

Aseguraron que las empresas están «mendigando» las licencias no automáticas.

El presidente de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA), Rubén García, afirmó que el sector se encuentra «confundido y desabastecido» ante las medidas recientes del Banco Central de la República Argentina en el contexto de crisis cambiaria, mientras en el comercio y la industria preocupa la posible falta de insumos.

Asimismo, García remarcó que quien tiene stock, lo venderá «a un número que le signifique protección a la hora de reponer el producto sin quebrar». Esta posición adoptada por el titular de la CIRA se debe a que esta semana el Banco Central puso en marcha nuevas exigencias a los importadores con el fin de controlar la salida de dólares ante el drenaje de reservas, lo cual para García fue una determinación «negativa» porque «le quita transparencia al sistema, lo hace opaco y difícil», apuntó.

Además, García consideró que «a fin de cuentas, eso va al precio del producto, porque se encarece la mercadería que está en el puerto». En ese escenario, según le indicó a NA, volvió a resaltar que «el sector esta confundido y desabastecido», y añadió que actualmente «en la práctica, no se están otorgando las licencias no automáticas», por lo que «hay muchas empresas que se están quedando sin stock«.

Y ejemplificó con un rubro en particular, «el mercado de neumáticos», indicando que ello lleva a que «quien tiene el producto, lo venda a un número que le signifique protección a la hora de reponer el producto sin quebrar». De esta forma, «prácticamente, las empresas están mendigando las licencias no automáticas«, dijo crudamente, y subrayó la importancia de esa dificultad dado que «más del 80 por ciento de lo que el país importa va a la industria y la producción». «Las licencias automáticas se piden y salen, mientras que las no automáticas son un drama», sostuvo.

Por otra parte, consideró que las dificultades en el abastecimiento comenzaron en agosto, mientras que «en septiembre se puso muy caliente y fluyó a cuentagotas» para empeorar en octubre, ya que «la restricción al acceso a la importación se fue haciendo cada vez más fuerte». Y denunció que la Dirección Nacional de Gestión Comercial Externa «no contesta ni el teléfono ni los correos electrónicos», lo que no colabora con la «previsibilidad» necesaria para el rubro. Además, el titular de la CIRA aclaró que «si las licencias fluyeran, nadie intentaría hablar» con ese organismo.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados