Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Virgen del Valle

VIDA & ESTILO

La Historia de la Virgen del Valle: la que más convoca visitantes a Catamarca

Es una de las representaciones de la Virgen María más venerada en el país. Su curiosa historia y su relación con los pueblos originarios

(Por Diego Nofal) La Virgen del Valle, es la representación de la Virgen María que mayor cantidad de fieles convoca en el norte del país. Pero muy pocas personas conocen la historia de la “Virgen Morena”, la patrona de la provincia y además patrona del Turismo Nacional. Esta denominación hace injusto que no la hayamos nombrado nunca en estas columnas. Por eso hoy vamos a dejarle algunos detalles de su curiosa historia.    

La imagen que conocemos y adoramos data de 1620, cuando un miembro de los pueblos originarios de la zona, que servía a Manuel de Salazar avisa a su patrón del descubrimiento de una imagen en las serranías del pueblo de Choya. El joven le contó a su patrón que los indígenas le rendían culto encendiéndole fogatas y llevándole antorchas para alumbrarla, también que le hacían ofrendas y le llevaban flores.

Salazar, estaba habituado al culto a la virgen, venía de España donde era una práctica común. Pero nunca había escuchado de pueblo originarios que le rindieran culto a la virgen, por lo que  decide averiguar lo que ocurría. Temía que los indígenas de la zona hayan vuelto a las prácticas de idolatrar imágenes paganas, una costumbre que, para ese entonces, estaba casi extinta.

Según cuenta la leyenda, el español se internó en el monte en búsqueda de la imagen. La tierra seca provocaba que la mayoría de las plantas del camino tuvieran espinas que lo herían al pasar. Tras varias horas de caminata llegó a lomadas del Ambato, allí descubrió a la imagen. Era una estatuilla de la Virgen María, con la piel morena. Al verla Manuel comprendió porque los nativos la adoraban, encontraban en la estatuilla una similitud a ellos.

 Salazar, no lo pensó un segundo y se apropió de la estatuilla y la llevó a su casa en Motimo o Motimogasta, el paraje más antiguo del Valle Central, donde la vistió a la costumbre española. El español dedicó su vida al culto y cuidado de la imagen. Al fallecer la imagen pasó por varias años en manos de sus descendientes hasta que en San Isidro, en Valle Viejo se erigieron las primeras capillas en su honor. Pero, 300 años después de su descubrimiento, en 1965, se trasladó a su locación actual, en la Catedral Basílica de Catamarca.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados