Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Quebrada de Troya

VIDA & ESTILO

La Quebrada de Troya: el secreto en las montañas

Un lugar para perderse entre las montañas. un misterio oculto entre los filones gigantes de roca.

(Por Diego Nofal) Ya perdí la cuenta de las veces que, en esta columna, hemos mencionado a Tinogasta. No es de extrañar, es un departamento de 27 mil kilómetros cuadrados. Cuánta belleza puede guardarse en ese espacio, remitiéndome a las pruebas, les garanto que una cantidad inimaginable. La puna de un lado, los valles del otro lo hacen un departamento privilegiado dentro del turismo en argentina. Así, explorado en su flanco cordillerano llegamos a la Quebrada de Troya.

Imaginar con se formó nos llena de suelos, los volcanes haciendo tornar el suelo con fuego y magma, cambiando el paisaje en segundos. Luego el paciente efecto del agua horadando la roca. Se dice en la zona que cuando promediaba el siglo XIX, se empezó a recorrer este pasadizo. Los habitantes de la zona lo denominaban El Boquete. Es una garganta de roca surcada por pareces gigantes que atraviesa el extremo norte de la sierra de Famatina y está ubicada en los límites de las jurisdicciones municipales que abarcan el departamento.

La disputa entre catamarqueños y riojanos por hacerse de esta maravilla natural, continúa hasta estos días. Pero no es materia de discusión en esta columna, ni debería serlo para usted. Cuando esté allí encerrado entre los farallones de formas caprichosas no le importará si pisa suelo de una provincia u otra. Nada podrá quitar su vista y atención de ese lugar increíble. De hecho, pensará que el nombre hace referencia a una ciudad turca que le dipo marco a una épica aventura griega descripta por Homero. Pero, en realidad, la Quebrada de Troya toma su nombre del río homónimo que la surca de punta a punta.   

Sin entrar en la disputa provincial, la mejor forma de llegar es desde Villa Unión, en La Rioja. Pero, lejos de las peleas, lo importante es pasear, como escribió, alguna vez Luis Taborda “ por las curvas y contracurvas cerradas del recorrido, por la cantidad de vestigios arqueológicos que se encuentran. Y así, de a poquito, el ambiente de la quebrada con su historia de idas y venidas desde tiempos inmemoriales (de primitivos migrantes, de diaguitas, inkas, españoles, criollos, contrabandistas, arrieros, comerciantes, pirquineros, místicos, bandidos y gendarmes) nos va ganando el alma”.

 “Toda esa gente ha dejado una impronta, una energía que emerge y nos contagia de una manera viva y particular”, cuenta el escritor catamarqueño. Esta Quebrada, pese a las disputas provinciales, era un lugar casi inhóspito, recién a principios de la década pasada una agrupación a caballo, conocida como Tranco Manso, empezó a recorrer esta ruta trayendo visitantes y mostrando las bellezas de esta zona cordillerana, escondida entre las montañas. Sólo nombrarla trae a la memoria el sonido del agua mansa que corre, haciendo su trabajo, horadar la piedra creando vida, fabricando belleza.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados