Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Alejandro Fantino
Alejandro Fantino.

ESPECTÁCULO

«Lo voy a contar. En un momento entré al mundo de las pastillas para»: Alejandro Fantino se confesó delante de todos

Un momento realmente muy fuerte se vivió en pleno programa.

Se trata, sin lugar a dudas, de uno de los conductores más reconocidos de los medios de comunicación de nuestro país. Alejandro Fantino ha sabido muy bien cómo unirse al grupo de los destacados periodistas de América TV, junto a Jorge Rial, Antonio Laje, Guillermo Andino y Luis Novaresio. Pero en las últimas horas, fue noticia por una fuertísima confesión que dejó delante de todos sus compañeros.

Fue delante de Nazarena Vélez, quien en medio de una entrevista íntima, contó cómo vivió su terrible adicción a las pastillas para adelgazar, algo que terminó provocando la reacción del novio de Coni Mosqueira. «Casi me muero, pero yo me miraba en el espejo y sabía que estaba flaca y que me estaba exigiendo demasiado. Fui una estúpida», manifestó la madre de Barbie Vélez en pleno programa.

«Yo lo voy a contar. Me ha pasado a mí. Yo tengo 49 y también en un momento dado entré al mundo de las pastillas para entrenar. Y no es que te las venden en un shopping, te las venden en farmacias especializadas, a mí me ha pasado de que cuando tenía veintipico de años, que me dieran pastillas para elevar mi rendimiento de entrenamiento, para poder correr más tiempo», manifestó Alejandro Fantino.

Ante la atenta mirada de la invitada y de todos sus compañeros, decidió dar más detalles de lo que ocurrió en esos años. «En ese momento eran pseudoefedrina, eran pseudoanfetaminas. Te daban una sensación de fervor cuando entrenabas. No te cansabas, te cerraba la panza, pero después también tenías unas caídas y unos bajones violentísimos. Yo me acuerdo que entré por los gimnasios donde yo entrenaba», sostuvo.

Luego de este pie, Nazarena Vélez también contó cómo fue que ella llegó a ese ambiente, después de haber quedado seleccionada en un casting. «Yo había quedado en una publicidad, donde me dijeron que del miércoles al sábado tenía que estar tres kilos más flaca. Comencé a tomar laxantes y diuréticos, y así llegué demacrada. Una amiga me dijo que existían unas pastillas que eran buenísimas», relató.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados