Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Boca
Los jugadores de Boca celebran un triunfo inolvidable. Foto: Daniel García/AFP

BOCA JUNIORS

Metió un penal histórico contra River y ahora explicó por qué lo eligió Bianchi: «Me miró a los ojos»

En uno de los Superclásicos más recordados de todos los tiempos se produjo un hecho que quedó en la memoria futbolera por siempre, Carlos Bianchi fue protagonista.

Entre muchos Superclásicos recordados, uno de los más humillantes para River fue la semifinal de la Copa Libertadores 2004, donde quedó eliminado en un estadio monumental sin hinchas visitantes. Tras la victoria de River por 2-1 en los 90 minutos, llegó la hora de los penales. En ese equipo de Boca patearon varios juveniles, junto a jugadores más experimentados como Rolando Schiavi.

Uno de los ejecutantes fue Pablo Sebastián Álvarez, que en ese momento tenía 19 años. Boca metería sus 5 penales, Y Roberto Abbondanzieri atajaría el último de River, ejecutado por Maxi López. El 5-4 le dio a Boca el pase a la final. 1 de los aspectos más recordados es que Bianchi confió la ejecución en jóvenes que habían tenido muy poco roce con este tipo de jugadas, aun así la apuesta salió muy bien.

Álvarez recordó un momento clave de esa noche. “No sabía nada de que iba a patear el penal. Lo lindo del fútbol es que después de 16 años me lo cruzo a Carlos en un café, antes de la pandemia. Me senté con él a tomar un café y charlar un rato. Y aproveché: ‘Carlos, le voy a hacer la pregunta que me hacen todos los años en cada programa al que voy… por qué me eligió para patear el penal’”, contó en ESPN FC.

Con la sabiduría que siempre lo caracterizó a Bianchi, la respuesta fue tan sencilla como asombrosa: “Ya estabas entrenando con nosotros hace rato, y eras uno de los pocos que me estaba mirando a los ojos”, contó Álvarez que le dijo el entrenador. “Me quedé helado con el café en la mano. Nombra a cinco jugadores, primero Schiavi, yo, Ledesma, Burdisso y Villarreal. De los cinco, dos habíamos tocado nunca una pelota parada”, recordó.

Monedazos

Para destacar aún más la inteligencia de Bianchi, Chechu Bonelli aportó: “Lo bueno es que, al no patear nunca, ninguno los tenía estudiado”. Álvarez destacó otro hecho insólito más de esa noche. “Me tiraban monedas de la tribuna San Martín, yo quería agarrarlas porque al día siguiente tenía que tomar el colectivo“, mencionó. Pese a esa circunstancia, nada le quitará haber silenciado el estadio de River.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados