Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Rocío Marengo
Rocío Marengo

ESPECTÁCULO

«No se puede comer»: Rocío Marengo casi hace vomitar al jurado de Masterchef Celebrity

La mediática vivió un momento muy incómodo en medio de la devolución.

Desde que comenzó «MasterChef Celebrity«, los participantes vieron a Rocío Marengo como una fuerte competidora, ya que la famosa llegó a la final del reality que se llevó a cabo en Chile. No obstante, la modelo, que actualmente se enfrenta a figuras como Fede Bal, Leticia Siciliani, Claudia Villafañe y Patricia Sosa, no la está pasando muy bien en el certamen que conduce Santiago del Moro.

En la jornada de ayer, luego de que se diera a conocer el desafío de la velada, que consistía en cocinar un pollo entero, la mediática se llevó una desilusión con su plato. Es que antes de presentárselo a los miembros del jurado, Rocío confesó: «Estoy re orgullosa de mi plato, me creo mil. Además estoy presentando dos platos, así que traíganme la copa».

Tras esa introducción, Rocío Marengo se acercó a Donato de Santis, Damián Betular y Germán Martitegui con una sopa crema con pata de pollo, pechuga arrollada con crema de limón y puré de hinojo. Sin embargo, el jurado fue muy duro con su preparación. En primer lugar, Martitegui hizo que la participante deguste su plato. «Preferiría un bife pero a mí me encanta», dijo la rubia, entre risas.

No obstante, las malas caras continuaron, ya que Betular tragó el bocado que se sirvió con cierta molestia, mientras que Donato le hizo una dura crítica tras escupir el plato en una servilleta. «Es la tercera semana de esta competencia. No van más los versos o las cosas que no salen bien. Hay miles de personas que quieren estar en tu lugar. La sensación en boca es de un pollo hervido, como el de un hospital. No se puede comer», lanzó el famoso cocinero.

Con lágrimas en los ojos y con mucha tensión en su cuerpo, Rocío Marengo hizo un contundente descargo tras recibir la devolución por parte del jurado. «A mí no me reconocen que le pongo esfuerzo, que estuve un montón para venir acá. Amaba la cocina pero ahora me está yendo tan mal que hasta le tomé bronca. Me dan ganas de irme a llorar a la esquina, pero acá no. No voy a llorar», sentenció, segundos antes de volver a su isla.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados