Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Manu Ginóbili

DEPORTES

¡Salió a la luz! El tremendo plan que pergeñó Kobe Bryant para destruir a Manu Ginóbili, ¿quiso eso?

Dos cracks de la historia del básquet se enfrentaron muchas veces en la NBA y también en los Juegos Olímpicos.

La Selección Argentina de básquet, encabezada por Rubén Magnano, hizo historia en el Mundial de Indianápolis 2002 y en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. El equipo nacional, con Manu Ginóbili como máxima figura, se quedó con la medalla de oro en Grecia y casi conquista el título del mundo dos años antes. En ambas oportunidades, derrotó de manera humillante a Estados Unidos marcando dos hitos en el deporte argentino.

Para dimensionar el logro de la Generación Dorada en los Juegos Olímpicos de Atenas, sólo basta con ver las estadísticas de los campeones. Estados Unidos ganó seis de los últimos Juegos Olímpicos de básquet masculino, convirtiéndose en un rival prácticamente invencible. Argentina es el único campeón distinto al Dream Team en las últimas siete disputas del evento más importante del mundo deportivo.

Kobe Bryant estaba loco. No quería saber más nada con la Argentina de Manu Ginóbili y sabía que para terminar con semejante equipo, había que dar el 100 por ciento. La Generación Dorada humilló a Estados Unidos en su Mundial y luego lo venció en semifinales de Atenas. En ambos encuentros, Emanuel Ginóbili dio una cátedra de básquet, pintándole la cara a cuanto estadounidense se cruce.

Rompió la hegemonía

Luego de no coronarse en Indianápolis 2002, Atenas 2004 y el Mundial de Japón 2006, Estados Unidos le dio la Selección al entrenador Mike Krzyzewski. El nuevo coach tenía un objetivo clarísimo: volver a ganar los Juegos Olímpicos. Y para eso, conformó el equipo con hombres experimentados como Kobe Bryant, Jason Kidd, y jóvenes descomunales como LeBron James, Carmelo Anthony y Dwyne Wade.

La mentalidad de un crack

¿»Coach, podemos hablar un minuto»?, contó el exentrenador. Se le apreció Kobe Bryant y le dijo con mentalidad totalmente ganadora: «Quiero defender al mejor jugador perimetral que enfrentemos». Y así fue, el mejor jugador del mundo en ese momento, le pidió al entrenador encargarse de todos los rivales que pudieran generar peligro. Como Manu Ginóbili, a quien marcó en la semifinal de Beining con triunfo estadounidense y posterior medalla de oro.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados