Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
River

RIVER PLATE

¡Se les escapó! Estuvo a un paso de jugar en River, pero terminó firmando con Arsenal de Sarandí

El jugador firmó su contrato hace muy pocos días.

Son muchos los clubes que suelen hacer pruebas a juveniles, con el objetivo de poder conseguir grandes jugadores para el futuro. En general se suele mirar a niños, pero muy de vez en cuando se analizan a futbolistas de otros clubes, que ya tienen una edad próxima a debutar. Esto sucedió en River hace tres años, cuando se hizo un análisis sobre diferentes apellidos que se presentaron para tener su oportunidad en uno de los clubes más grandes del país.

Fue así que acudió a la práctica Rodrigo Ramírez, un volante central que llamó la atención de los captadores del Millonario por su capacidad. Con 17 años había sido aprobado y estaba todo dado para que se sume a la cuarta división. “Fue una experiencia hermosa entrenar en River. Lo más lindo era jugar, levantar la cabeza y ver el Monumental, un estadio tan importante”, comentó sobre aquella experiencia en diálogo con Olé.

Parecía que estaba a un paso de estar bajo el mando de Gallardo por su edad, pero algo pasó. En su momento el volante pertenecía a Crucero del Norte, y las instituciones no se pusieron de acuerdo en la transferencia. Por esta razón el joven jugador debió regresar a Misiones. “Me dolió porque uno sueña con jugar en un equipo grande, pero con el tiempo fui entendiendo que las cosas pasan por algo. Me tocó volver a mi club y en menos de un año debutar en la Primera de Crucero”, relató.

A tres años de esa situación, finalmente le tocó la chance de sumarse a un equipo de Primera División. Hace algunas horas Ramírez firmó su contrato con Arsenal de Sarandí, donde estará bajo el mando del Huevo Rondina. Curiosamente no hubo dinero de por medio, ya que con 20 años, el mediocampista quedó libre. En esta oportunidad River no volvió a posar sus ojos en él, aunque ahora la mente del jugador está puesta sólo en el conjunto del Viaducto.

“La gente que me recibió me trató muy bien. Fue muy lindo recordar ídolos como el Papu Gómez, Benedetto y Gustavo Alfaro, que ganó mucho. Caminando se me pasaron muchos momentos por la cabeza, momentos en los que no la pasé bien. Como que a mi viejo le costaba juntar 50 pesos para que yo viaje todos los días…Se me eriza la piel”, relató el futbolista, que a partir de ahora comenzará a mostrarse bajo los reflectores de la primera.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados