Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Canal Trece
Canal Trece.

ESPECTÁCULO

“Traté de ponerme en manos de Dios”: emoción por lo que sucedió en Canal Trece

La señal en medio de un momento conmovedor.

Un momento realmente especial se vivió en los últimos días en Canal Trece, más específicamente en Bienvenidos a Bordo, el programa que conduce Guido Kaczka, cuando un taxista se emocionó al ganarse un taxi y la respectiva licencia en las competencias que llevan adelante. Pero esto no terminó allí, ya que ahora, Oscar Gaona habló en Nosotros a la Mañana, el ciclo del Pollo Álvarez que se emite en la misma señal.

“Uno se emociona constantemente. Todavía no caigo, estoy en stand by. La felicidad de mi familia es lo más importante. Anoche fue una locura en mi casa», comenzó el taxista desde el móvil todavía emocionado. Ahora cambió todo, me tengo que acostumbrar a esta nueva vida. Le agradezco a la producción, a Guido (Kaczka), al canal por cómo me trataron. Te hacen sentir muy bien. La realidad es que estaba un poco negado, pero porque termino muy cansado, pensé que iba a tener que esperar mucho y nada que ver. Al contrario, fue todo rapidísimo. Cuando pisé la tarima traté de ponerme en manos de Dios. Quiero que sepan que Dios existe, todos tenemos una oportunidad», aseguró.

Pero esto no terminó allí, y el hombre después de quedarse con el gran premio en el programa de Guido Kaczka, continuó hablando de su dura historia de vida. “Venían a sacarse selfies conmigo, me tocaban los codos. Los famosos festejaban en la calle. Tripa (Germán Tripel) me vino a saludar, todos fueron muy amables. El gran evento fue cuando abrí la puerta de mi casa y estaban todos gritando, llorando. Mi señora al principio no me creía. Yo soy de hacer chistes y ella me decía que no la joda porque no me lo iba a perdonar y ahí se acercaron los muchachos (sus colegas) y en alta voz le dijeron que era verdad. Fue todo una emoción», aseguró.

“Desde el ’82 que manejo taxi. Aparte trabajé 30 años en el colectivo sin largar el taxi, laburaba en la línea 101 desde las 0.37 hasta las 10 de la mañana. Después subía al taxi y me iba trabajando para mi casa. Yo vivo en La Boca. Mi señora me tenía toda la comida preparada, el baño, me acostaba y me levantaba a las 16.30 y salía a laburar con el taxi de nuevo hasta la noche. Hay mucha inestabilidad en el país, nunca alcanza. Esto es una gran ayuda, pero voy a seguir trabajando. Le pido a toda la comunidad que el taxi no muera”, sostuvo.

“Hay muchas familias que viven de esto. Está muy complicada la calle. Yo no me como ni una factura en la calle, me llevó mi termo con mate cocido, café o lo que sea y le doy hasta que pueda llevarme un mango a casa. A la mañana cuando salimos empezamos de cero todos los días. Ojala a todos los argentinos nos cambie esta situación, por el bien de todos. Hace muchos años estamos pasando un mal momento. Le pido a los políticos que dejemos de lado un poco la grieta, pongamos el pecho y pongamos la bandera», sentenció Oscar.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados