Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Barovero

RIVER PLATE

A 6 años de una noche inolvidable: el día que Barovero y Pisculichi hicieron vibrar al Monumental

Se cumple un nuevo aniversario de una de las victorias más importantes de la era Gallardo desde su llegada al Millonario.

Un día como hoy pero del 2014, River saltó al campo de juego del estadio Monumental para jugar uno de los partidos más importantes que tuvo la era de Marcelo Gallardo. Aquella noche, se definió la semifinal de la Copa Sudamericana, la cual dio pie a otro episodio, de los incontables, que tiene la historia de los Superclásicos. Ese día, Barovero y Pisculichi se ganaron el corazón del hincha. 

La noche comenzó agitada. Puesto que en la primera acción del partido, Germán Delfino decidió cobrar penal a favor de Boca. ¿Fue falta? ¿Exageró con la implementación del reglamento? Son algunas preguntas que todavía no tienen respuestas. Lo cierto es que Emmanuel Gigliotti pidió ejecutar la falta y Marcelo Barovero atajó el disparo. Lo que derivó en que toda la cancha festeje como si hubiese sido un gol.

Por otro lado, el otro suceso más significativo se produjo 15 minutos después. A razón de que Rodrigo Mora aguanta la pelota y se la deja a Leonardo Ponzio. Esté ve a Leonel Vangioni subir por la izquierda, lo cual hace que la jugada cambie de frente. Y el rosarino decidió asistir a Leonardo Pisculichi. ¿Cómo culminó todo? Un gol de cachetada con mucha clase, algo que muy pocos pueden hacer. Otra vez la gente del Más Grande volvía a festejar.

Luego de que la pelota bese el fondo del arco, todos los jugadores salieron disparados hacia un costado de la cancha. Es que Marcelo Gallardo no estaba pasando un buen momento. A 48 horas de que se juegue el encuentro, al técnico le habían comunicado el fallecimiento de su madre. El club le dio la posibilidad de estar ausente esa noche, pero el Muñeco se negó. No quiso dejar a sus jugadores solos en un partido tan importante.

La victoria puede ser leída de dos maneras. Primero, fue una revancha de lo que había pasado en el año 2004 en la Copa Libertadores. Y en segundo lugar, dejar eliminado a Boca gestó las bases del gran presente que vive River. Es cierto que los goles de Lanzini y Ramiro Funes Mori en la Bombonera marcaron una tendencia. Pero si Barovero no atajaba ese penal y si Pisculichi no anotaba su gol, tal vez hoy las cosas serían muy distintas.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados