Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Fernando Polack

SOCIEDAD

El infectólogo Fernando Polack afirmó que «lo que hace el plasma es transformar el COVID-19 en un mal catarro»

El director de la Fundación Infant presentó los resultados de un estudio sobre su administración temprana en adultos mayores.

El equipo liderado por Fernando Polack, director científico de la Fundación Infant, presentó los resultados del estudio que demuestra que la administración temprana de plasma convaleciente de COVID-19 en adultos mayores infectados disminuye un 61 por ciento la posibilidad de que desarrollen esta enfermedad de forma grave y hace que se torne en “un mal catarro”, según afirmó el infectólogo.

En esta misma línea, aclaró que “el plasma funciona si el donante tiene anticuerpos suficientes”, dado que “el plasma es solamente un líquido y los anticuerpos son la clave”. Y explicó que “funciona cuando es administrado antes de las 72 horas, es decir muy temprano”. “No es un tema para demorar cuando uno tiene síntomas”, advirtió.

Asimismo, durante la conferencia brindada en el SUM del estadio Antonio Vespucio Liberto, precisó que el plasma de convaleciente “funciona para pacientes leves y por eso no funcionó antes, porque no funciona para pacientes graves, cosa que es la ley en las enfermedades respiratorias, virales y en las que se usan anticuerpos”.

Como conclusión, Polack manifestó: “En este caso sabemos que funciona en las personas mayores de 65 años, que además son la población que más lo necesita, porque es la población más vulnerable al coronavirus”. Y señaló que “lo que hace (el plasma) es transformar el COVID-19 en un mal catarro e impide que se transforme en una neumonía que requiera oxígeno”.

El estudio desarrollado en este tiempo por la Fundación Infant fue aleatorio, doble ciego y controlado con placebo, de forma tal que la mitad de los pacientes recibió al azar plasma de alto título de anticuerpos y la otra mitad, placebo (solución fisiológica), sin que médicos ni participantes supieran qué sustancia se administró a cada individuo.

Una vez que todos los pacientes reclutados recibieron plasma o placebo se comparó la evolución de la enfermedad en ambos grupos. De los pacientes efectivamente tratados con plasma sólo 9 necesitaron oxígeno contra 23 que recibieron tratamiento con placebo. Y se estima que una de cada 6 personas tratadas con plasma que hubiera tenido enfermedad severa de no haberlo recibido, no llegó a desarrollarla.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados