Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Austria
Austria

MUNDO

En Austria temen que el odio hacia los musulmanes aumente luego del atentado

Según un estudio publicado el año pasado, la mitad de los austríacos tienen una mala imagen de la comunidad musulmana.

El Gobierno de Austria ordenó este viernes el cierre de las dos mezquitas de Viena donde se cree que se radicalizó al autor del atentado islamista del pasado lunes. Este hecho ha generado gran repercusión entre los musulmanes que residen en el país, ya que temen ser estigmatizados tras el atentado: «Nuestros hijos ya notan en el colegio el odio hacia el islam», declaró a AFP un disidente sexagenario que teme las comparaciones después del atentado terrorista en el que murieron cuatro personas. 

De acuerdo a AFP, en Austria el 8% de la población profesa la religión musulmana, lo que constituye una de las tasas más altas de la Unión Europea. Antes incluso de este ataque islamista, los actos racistas contra musulmanes habían aumentado, de 309 en 2017 a 1.051 en 2019. La extrema derecha (FPÖ), cuando estuvo en el poder junto al canciller conservador Sebastian Kurz, entre diciembre de 2017 y mayo de 2019, multiplicó los discursos hostiles hacia la segunda religión de este país donde el catolicismo se halla en declive.

«Una mala imagen»

El ex vicecanciller Heinz-Christian Strache, cercano a los neonazis en sus años de juventud, afirmó en 2019 que en las guarderías musulmanas «formaban a los mártires predicando el odio». En sus notas de comunicación, el FPÖ, que dejó el poder tras un escándalo de corrupción, presenta sistemáticamente a los musulmanes como mujeres con burkas (un velo que cubre el cuerpo y la cara salvo una franja a la altura de los ojos) o nicabs (velo que cubre el rostro con la excepción de los ojos), pese a que sólo una pequeña minoría de creyentes reivindica su pertenencia al islam rigorista.

Según un estudio publicado el año pasado, la mitad de los austríacos tienen una mala imagen de los musulmanes y la emergencia del movimiento identitario desde 2012 en Europa ha sido especialmente fuerte en este país de 8,9 millones de habitantes. En Viena, los musulmanes se desmarcan del asesino austromacedonio de 20 años que intentó ir a Siria en 2018 para unirse a las filas de los combatientes del grupo Estado Islámico (EI). El viernes 350 mezquitas llamaron a celebrar una oración en homenaje a las víctimas del atentado.

«Este hombre no entendía nuestra religión, pero me temo que esto repercuta negativamente en nosotros», confesó Ahmed (que no quiso dar su apellido), a la salida de la mezquita más grande de la ciudad. «Para mí, el terror no es de ninguna religión», apunta Aminat Iskhanova, de 17 años, hija de un refugiado checheno. «Independientemente de las creencias, nada autoriza matar a gente», afirma esta adolescente apátrida que llegó del Cáucaso a principios de los años 2000.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados