Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Comida callejera

MUNDO

Escándalo en Vietnam por la comida callejera

Luego de una serie de problemas sanitarios la gente prefiere no comer más productos cocinados y comercializados en la calle.

En Vietnam, el «bun cha», «bo bun», «banh mi», unos clásicos de la comida callejera, empiezan a ser ignorados tras una serie de escándalos sanitarios que afectan tanto a la higiene como a la calidad de los productos. En julio, 14 personas fueron hospitalizadas en estado grave tras haberse intoxicado con un paté vegetal y sufrieron dificultades respiratorias. Tanto las normas de higiene, muy laxas, como el uso masivo de pesticidas que se encuentran en las verduras y las hierbas aromáticas presentes en casi todos los platos, son sospechosas.

Tran Huong Lan es un ejemplo de esto. Esta señora pasó dos noches en el hospital porque tuvo un problema la última vez que pidió un «bun cha», una sopa de fideos y carne de cerdo. «Unas dos horas después del almuerzo, me sentí mal. Volví a mi casa y empecé a vomitar», le contó a AFP. Trasladada al hospital por su marido, los médicos le diagnosticaron intoxicación alimentaria.

Tran Huong Lan ha tardado un mes en volver a comer en la calle, y como ella, muchos vietnamitas han empezado a preocuparse por la calidad de los alimentos tras una serie de escándalos alimentarios. La situación está «muy cerca de una crisis», denuncia Truong Quoc Tung, director de una asociación de protección de la naturaleza. «Se utilizan pesticidas prohibidos, el entorno está contaminado y algunos alimentos que exportamos nos los devuelven», declaró a la prensa.

La agricultura vietnamita debe transformarse, desde los cultivos extensivos hasta los microcultivos urbanos. Los metales pesados que se acumulan en el suelo o en el agua utilizada para la agricultura pueden ser una causa importante en el desarrollo de algunas formas de cáncer, según el Banco Mundial. Vietnam es uno de los primeros países que ha prohibido la importación de glifosato, pero esta prohibición solo entrará en vigor el año próximo y todavía se ignora cómo se llevará a cabo.

Antiguo vendedor de pesticidas, Ngo Xuan Quyet se ha reconvertido a la agricultura «razonada». «Cuando trabajaba (en la empresa de pesticidas), empecé a conocer las sustancias químicas», explica. «He visto el terrible impacto (de su sobreuso) y he empezado a cultivar verduras ‘sanas'». Por el momento, «nos centramos en los restaurantes de empresa, las cocinas escolares y los supermercados pero mi objetivo es también llegar al gran público», agrega. Sus verduras son entre entre un 10 y 20% más caras que las otras.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados