Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Vacuna rusa

MUNDO

Hungría busca diferenciarse de la Unión Europea y apuesta por la vacuna rusa

El país centroeuropeo se suma a Bielorrusia, India y Emiratos Árabes Unidos en la lista de naciones que prueban la Sputnik V.

En la carrera por combatir el coronavirus a nivel mundial, Hungría busca diferenciarse del restos de sus socios de la Unión Europea y decidió apostar públicamente por la vacuna rusa Sputnik V. «Somos el primer país de la UE en recibir estas dosis», expresó con orgullo el ministro húngaro de Exteriores, Peter Szijjarto. Pese a las críticas, Budapest se suma así a Bielorrusia, India o Emiratos Árabes Unidos en la lista de países que prueban esta vacuna, cuya eficacia según Moscú llega al 95%, aunque el país centroeuropeo se declara igualmente abierto a las vacunas europeas o norteamericanas.

Después de estas primeras dosis, si las autoridades dan la luz verde, se recibirán mayores cantidades de vacuna rusa e incluso un fabricante húngaro podría producirlas el año próximo, indicó AFP. Entretanto, la UE acumula contratos con sociedades occidentales – Moderna, AstraZeneca, Johnson & Johnson, Sanofi-GSK, Pfizer-BioNTech y CureVac – mientras que Hungría, que además se enfrenta a Bruselas sobre el presupuesto, sigue su camino en solitario.

Advertencia de la UE

«Sería irresponsable por parte del pueblo húngaro renunciar a una de las opciones» justificó el ministro de Exteriores húngaro. «Por ello, Hungría también debe mirar hacia el Este» insistió un responsable del ministerio de Relaciones Exteriores, Tamas Menczer, rechazando las criticas alimentadas, según él, por las multinacionales farmacéuticas y «el lobby de Bruselas». También el país ha tomado contacto con fabricantes chinos e israelíes, precisa el gobierno de Budapest.

No obstante,  la Comisión Europea ha advertido: «Una vacuna sólo podrá obtener una autorización de comercialización  después de un profundo examen» por el regulador, la Agencia europea de medicamentos (EMA), subrayó una portavoz a principios de noviembre. «Se tomarán medidas» contra miembros de la UE que utilicen un producto no aprobado, añadió. En efecto, en caso de problemas, ello afectaría gravemente la confianza de la población hacia las campañas de vacunación.

Críticas en Budapest

También en Hungría hay críticas ante la llegada de Sputnik V. «A lo mejor es segura y eficaz, pero sobre todo es una forma para el gobierno de hacer su propaganda», opina Gabriella Lantos, experta de medicina en el seno del partido opositor New World. «Si tenemos problemas, los rusos son nuestros amigos, y son ellos los que van a venir a salvarnos: ése es el mensaje enviado» afirma.

El primer ministro nacionalista Viktor Orban, de 57 años, asegura por su lado que su enfoque es «pragmático» en política extranjera, pero hasta tal punto llega el pragmatismo que es acusado de ser el «caballo de Troya» de Vladimir Putin en el seno de la UE y de la OTAN. En todo caso, aún será necesario convencer a los húngaros, entre los más reticentes en Europa a hacerse vacunar. Y proponer un producto cuya idoneidad no ha sido validada puede «alimentar este escepticismo y generar elevados riesgos de salud pública», afirma el analista Peter Kreko, responsable del grupo de reflexión Political Capital. Al final, según él, Hungría va a optar sin duda por los millones de dosis de vacunas pedidas por la UE.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados