Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Impuesto a la Riqueza

SOCIEDAD

Impuesto a la riqueza: ¿un invento argentino o se aplica en otros países?

El Intransigente hizo un repaso de los proyectos para gravar las fortunas en el mundo. En especial, los que el Frente de Todos toma como referencia para aplicar en el país.

Este martes la Cámara de Diputados buscará aprobar el «Aporte Solidario Extraordinario de las Grandes Fortunas», impulsado por el Frente de Todos. Este nuevo gravamen, contempla la aplicación de una tasa progresiva del 2 al 3,5% -de acuerdo a la capacidad patrimonial- a las fortunas superiores a los 200 millones de pesos. En Argentina, suele ser asiduo que los políticos -incluido el presidente Alberto Fernández– se sumen al juego de la comparación y traigan a colación ejemplos de otro continente. Entonces, en la antesala al debate, nos preguntamos: ¿Se aplica el impuesto a la riqueza en otras partes del mundo?.

En el marco de la pandemia por el coronavirus, en Europa se presentó un proyecto a nivel continental para aplicar el pago de una tasa a las personas físicas cuyo patrimonio supere los 2 millones de euros. Esta iniciativa propuesta por Universidad de Berkley y London School of Economics pretende aplicar un arancel variable de acuerdo al monto que declare, tal como plantea el caso argentino. 

Las personas cuyo acervo supere los dos millones de euros deberán pagar una tasa del 1%. A partir de allí, el porcentaje va en crecimiento: 2% si superan los 8 millones y 3% si superan los 1000 millones. Si aplicamos este impuesto al 1% más rico del Viejo Continente se recaudaría el 1,05 del PBI de la Unión Europea. «Es decir, que si gastamos el 10% del PBI esta tasa permitiría pagar la deuda externa en diez años», indicaron los propulsores del proyecto. Hasta el momento la propuesta se debatió en el mes de julio durante un congreso de la Unión Europea pero aún no comenzó a tratarse formalmente.

España

Respecto a los casos particulares de los países, el partido PODEMOS de España planteó la creación de «un impuesto para las grandes fortunas que grave los grandes patrimonios con el fin de recaudar un 1% del PBI de patrimonios superiores a un millón de euros y de forma progresiva». El detalle de la propuesta estima que se aplique un pago correspondiente al 2 % en los patrimonios que superen el millón de euros; 2,5 % a los patrimonios de más de 10 millones de euros;  3 % a los patrimonios superiores a los 50 millones; y 3,5 % los patrimonios de más de 100 millones de euros.

A esta propuesta del partido de centro izquierda -que en Argentina y España lo asimilan al kirchnerismo– se suma otro proyecto de Iñigo Errejón, uno de los fundadores de PODEMOS que actualmente forma parte de Más País. El político de izquierda pidió por la implementación de un «Impuesto a las grandes tecnológicas» que se aplique a Google, Facebook, Amazon, Netflix, y demás empresas multinacionales, ya que se trata de un sector cuyos ingresos no fueron fuertemente afectados por la pandemia. 

Los faros de Alberto Fernández

El 18 de septiembre, el presidente Alberto Fernández señaló que desea que «una sociedad como la sueca, la finlandesa y la noruega, donde hay condiciones igualitarias». En Suecia, las rentas altas (el 20% de las personas más ricas del país) abonan al estado un 36,3% en materia de impuestos. Esta situación se replica en los demás países nórdicos a los que hizo referencia el presidente argentino. 

Lo curioso de estos casos es que, mientras se aplica una fuerte presión fiscal a las personas físicas, las empresas tienen más beneficios en este terreno. Según indicó la OECD (Organización de Países Desarrollados, según sus siglas en inglés) en Dinamarca el pago de impuestos representan un 22% del total del patrimonio, en Finlandia un 20%; en Noruega un 22%; y 21,4% en Suecia

Francia y Alemania

En Alemania, una de las principales potencias a nivel mundial, se instauró luego de la segunda Guerra Mundial un impuesto a la riqueza que finalizó en la década del ’90 tras una sentencia del Tribunal Constitucional que obligaba a una reforma, que ha estado aplazada desde entonces. Este año, el Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) aprobó la presentación de una propuesta para reintroducir el impuesto al patrimonio para fortunas superiores a los 2 millones de euros.

«El 80% de las grandes fortunas son heredadas», aseguró el experto en finanzas del SPD, Lothar Binding. A su vez, indicó que desde que el impuesto dejó de recaudarse han aumentado las desigualdades en la distribución de las riquezas. Según el coeficiente Gini, la sociedad germana es una de las 25 más igualitarias del mundo.

Por otro lado, Francia aplica un impuesto a las personas cuyo patrimonio inmobiliario supere los 1,3 millones de dólares. Este impuesto a las fortunas inmobiliarias (IFI) se aplica desde 2018 y llegó para reemplazar el impuesto de solidaridad a la fortuna (ISF), que se aplicaba desde 1989. En 2013, este gravamen se aplicó en 312 046 propiedades y le generó al Estado unos 4,39 mil millones de euros.

Estados Unidos

En Estados Unidos, la senadora demócrata por Massachusetts, Elizabeth Warren, presentó un proyecto que prevé tasar los hogares que tengan más de US$50 millones de activos. De esta manera, la medida alcanzaría a unas 75.000 familias y, según estimaciones, podría generar 2.750 millardos en 10 años. La iniciativa cuenta con el apoyo de un grupo selecto de multimillonarios de Norteamérica.

Durante la campaña electoral, este grupo escribió una carta donde convocó «a todos los candidatos a la presidencia, sean republicanos o demócratas, para que apoyen un impuesto moderado a las fortunas del 1/10 más rico del 1% de los estadounidenses”. Acto seguido, agregaron «el próximo dólar de nuevos ingresos impositivos debe provenir de los más adinerados, no de los estadounidenses de medianos o bajos ingresos».

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados