Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Palermo
Palermo habló de su recordado gol a River.

BOCA JUNIORS

La importancia del número 73: Palermo y una explicación inédita sobre su gol en muletas a River

El «Titán» habló de una de sus conquitas más recordadas en Boca.

Fue el 24 de mayo del 2000: Boca se enfrentaba a River en La Bombonera por los cuartos de final de la Copa Libertadores. Martín Palermo entró a la cancha luego de varios meses de estar fuera del equipo por una rotura de ligamentos. En un final de película, el nueve marcó el gol definitivo y que pasó a la historia como «El Muletazo». Dos décadas después, ahora dio una explicación inédita sobre esa conquista.

En una conversación en «ESPN F360», donde el «Titán» es panelista, se habló de aquella noche y del protagonismo que tuvo. Ahí fue donde comentó que hay un rara coincidencia en ese gol que pocos conocen. «No sé de números, pero en la quiniela el 73 es el rengo y era mi gol 73 con Boca, yo creí que por eso le decían muletazo», manifestó el goleador y sorprendió a todos con ese dato prácticamente ignoto.

«Te imaginabas lo que venía cuando entraste?», le preguntaron sobre ese momento especial que le tocó vivir. Palermo fue totalmente sincero: «Sabía que algo iba a pasar, no sabía que de esa manera. Yo lo sentía por todo lo que se había vivido, era especial. Que se genere todo de película como se dio, creo que no lo pensaba». ¿Se acuerda qué le dijo Carlos Bianchi antes de ingresar? «Vos escuchás que te habla pero no…», reconoció.

Su insólita lesión en Villarreal

Además, Palermo relató cómo vivió la insólita lesión que sufrió cuando jugaba para el Villarreal de España. En concreto, el día en que festejó un gol y se le cayó la tribuna encima de la pierna. «Cuando hago el gol en la Copa del Rey contra Levante había 50 hinchas, si era la hinchada de Boca, me hubiese aplastado por completo», sostuvo el mítico goleador del conjunto azul y oro sobre un episodio trágico.

«Me acuerdo que al primero que abrazo era un gordito que después siempre iba a los entrenamientos a disculparse porque se sentía con culpa. Cuando voy lo abracé a él y el muro no lo sostenía nada y cuando me di vuelta se vino abajo», detalló. Y cerró: «En caliente sentí algo muy fuerte, que la pierna estaba quebrada pero no un dolor tan grande, no me podían sacar el botín porque se me doblaba todo el tobillo y ahí me cortaron el botín».

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados