Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Suecia

MUNDO

¡Temor! En Suecia no quieren la vacunarse contra el coronavirus

Una mala experiencia con al vacuna de la gripe A (H1N1) provocó que el pueblo sueco tenga temor antes una nueva campaña de vacunación.

«¿Volver a inyectarse una vacuna desarrollada apresuradamente? Nunca más». Esta es la frase que repiten cientos de jóvenes en Suecia ante la posibilidad de tener que vacunarse contra el coronavirus luego de una mala experiencia con una campaña masiva de vacunación contra la pandemia de la gripe A (H1N1), la cual fue una problemática entre 2009 y 2010. En ese momento la vacuna generó narcolepsia como afecto secundario.

La horrible experiencia propinó un duro golpe a la confianza de los suecos en cualquier futura vacuna contra el nuevo coronavirus, en medio de los temores a desconocidos efectos secundarios a largo plazo. Según AFP, el país escandinavo tiene una participación de más del 90% en su programa de vacunación infantil voluntario. Pero una reciente encuesta realizada por el instituto Novus señala que el 26% de los suecos no planea inocularse ninguna de las vacunas en desarrollo contra el Covid-19, frente a un 28% de indecisos. El 46% asegura que sí se vacunaría.

Entre los que se oponen, el 87% afirma que se debe al miedo a los todavía desconocidos efectos secundarios. Las autoridades sanitarias en Suecia instaron en 2009 a su población a vacunarse voluntariamente con la vacuna Pandemrix contra la gripe A (H1N1), desarrollada por la compañía británica GlaxoSmithKline. Más del 60% siguió la recomendación, el porcentaje más alto en el mundo.

Pero cientos de personas, principalmente niños y jóvenes adultos menores de 30 años, fueron diagnosticados después con narcolepsia, como un efecto secundario de la vacuna. Con el tiempo se estableció un vínculo con un adyuvante o potenciador en la vacuna de Pandemrix que buscaba reforzar la respuesta inmune. La narcolepsia es un trastorno crónico del sistema nervioso que causa una somnolencia excesiva y a menudo incómoda.

El seguro farmacéutico sueco aprobó hasta ahora 440 de las 702 reclamaciones por narcolepsia vinculadas a Panemrix, pagando un total de 100 millones de coronas (9,8 millones de euros, 11,6 millones de dólares). Anders Tegnell, epidemiólogo jefe del gobierno sueco y cara visible de la controvertida estrategia «blanda» del país en la lucha contra el nuevo coronavirus, formaba parte de un grupo de expertos en el Consejo de Salud que llamó a una vacunación masiva en 2009-2010. «Por supuesto, la decisión habría sido totalmente diferente si hubiésemos conocido los efectos secundarios. Pero eran totalmente desconocidos, fueron una sorpresa para todo el mundo», declaró en una entrevista con AFP.

«Ha habido un consenso internacional durante muchos años de que lo mejor que se puede hacer durante una pandemia es vacunar, y es realmente la única solución a largo plazo que tenemos», añadió. Anders Tegnell aseguró que comprende la preocupación de los suecos. «Cuando hay una nueva vacuna de la que no sabemos mucho -contra una enfermedad de la que no sabemos mucho- todo el mundo quiere tener más información antes de tomar una decisión», afirmó. «Vamos a informar sobre estas vacunas cuando sepamos algo más sobre ellas», explicó.

El epidemiólogo descarta hacer obligatoria cualquier futura vacuna. De acuerdo con el director de la agencia sueca de salud pública, Johan Carlson, se tendría que vacunar entre un 60% y un 70% de la población para detener la propagación del virus. Con el objetivo de aplacar los miedos, Suecia planea establecer un registro para detectar rápidamente cualquier efecto secundario de una futura vacuna contra el coronavirus.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados