Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Diego Maradona

POLÍTICA

Los restos de Diego Maradona descansan en el cementerio de Bella Vista

El coche fúnebre y los demás vehículos del cortejo se confundieron de salida y demoraron la llegada al jardín de paz.

El día después de la muerte de Diego Maradona se desarrolló de forma agitada en la Ciudad de Buenos Aires, más precisamente en la zona de la Casa Rosada, donde miles y miles de personas se concentraron con el objetivo de despedir al astro del fútbol. Más allá de eso, pasadas las 17:00, partió el cortejo fúnebre hacia el cementerio de Bella Vista, provincia de Buenos Aires.

Aproximadamente a las 19:00 ingresó el coche fúnebre al jardín de la paz del partido bonaerense, pero previo a ello se dio una insólita situación, y es que el cortejo, integrado además por efectivos de la Policía Federal y de Gendarmería Nacional, se equivocó la salida de la autopista Acceso Oeste, lo que provocó que quedara en medio de un caos de tránsito que demoró aún más su llegada al lugar del entierro.

Ese error, aparentemente atribuido a una mala indicación de un GPS, generó que los fanáticos agolpados a un costado de la autopista pudieran llegar hasta al lado del automóvil e incluso tocar el vidrio donde está el féretro, algo que se había evitado durante todo el resto del trayecto desde la Casa de Gobierno hacia el lugar.

En el cementerio «Jardín Bella Vista», del partido de San Miguel, ya se encuentran la familia de Maradona y allegados para la última ceremonia íntima de despedida, antes de enterrarlo en el mismo sitio donde están de sus padres, ‘Doña Tota’ y ‘Don Diego’, fallecidos en 2011 y 2015 respectivamente.

En las afueras del lugar, al igual que en todo el trayecto desde el velatorio en la Ciudad de Buenos Aires, hubo centenares de fanáticos con banderas que lloraron al momento del paso del cortejo, custodiado por efectivos de las policías Federal, Bonaerense y Gendarmería Nacional.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados