Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Alejandra Gils Carbó
Foto: NA

SOCIEDAD

A tres años de la renuncia de Alejandra Gils Carbó, la Procuración General sigue con un titular interino

Desde que renunció Gils Carbó, dos gobiernos -Cambiemos y el Frente de Todos- intentaron ubicar un nombre en ese cargo, pero sin resultado.

La Procuración General de la Nación, una de las instituciones más importantes en el funcionamiento de una república, se encuentra desde hace tres años bajo el interinato de Eduardo Casal. Esto muestra las dificultades que hubo y hay para designar a un nuevo jefe de los fiscales con acuerdo del Senado. El 31 de diciembre de 2017 se formalizó la renuncia de Alejandra Gils Carbó, quien había sido duramente cuestionada al comienzo de la gestión de Mauricio Macri al frente de la Casa Rosada.

Pese a que su dimisión se concretó en esa fecha, la abogada había dejado el cargo el 22 de noviembre de ese año al pedir licencia por motivos de salud, lo que dio inicio al interinato de Casal. Tras la salida de Gils Carbó, el entonces Gobierno de Cambiemos envió al Senado el pliego de Inés Weinberg de Roca como candidata a hacerse cargo de la Procuración General de la Nación, según recordó NA.

Sin embargo, el macrismo no pudo conseguir el apoyo del peronismo para alcanzar los dos tercios necesarios para designar a la jurista, por lo que Casal continuó como interino. Tras su llegada a la Casa Rosada, el presidente Alberto Fernández propuso al juez federal Daniel Rafecas como su candidato: su postulación ingresó al Senado en marzo pasado. Pero, al igual que sucedió en la anterior gestión, el Gobierno no pudo hasta el momento avalar al magistrado para ponerlo en funciones y el bloque de senadores del Frente de Todos pospuso además esa discusión para avanzar con un proyecto que modifica la Ley Orgánica del Ministerio Público, que aprobó y giró a Diputados el 28 de noviembre pasado.

Incluso, el pliego de Rafecas pende de un hilo ya que el proyecto en cuestión modifica principalmente la forma de elección del procurador al reducir la cantidad de votos necesarios para su aprobación (de dos tercios a mayoría simple) y el propio candidato deslizó que podría rechazar la postulación si se concreta es cambio en la ley. En medio de las idas y vueltas políticas en torno a los pliegos de Weinberg de Roca y Rafecas, Eduardo Casal estuvo en el ojo de la tormenta por su postura ante la causa por una supuesta red de espionaje ilegal y asociación ilícita que involucra al fiscal Carlos Stornelli.

«No tengo pensado renunciar. Soy procurador interino y mi función es ser procurador fiscal ante la Corte. Como interino, mi función principal es conducir al organismo hasta que pueda hacerse cargo un titular designado conforme los procedimientos legales», había subrayado el funcionario nacional en agosto pasado, en alusión a las presiones de un sector del kirchnerismo.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados