Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Etiopía

MUNDO

Etiopía: ¿cuál es la situación tras cuatro semanas de conflicto armado?

Según el gobierno el enfrentamiento entre el ejército federal y el Frente de Liberación del Pueblo de Tigré (TPLF) está «terminado».

El primer ministro de Etiopía y ganador del Premio Nobel de la Paz en 2019, Abiy Ahmed, anunció el pasado 4 de noviembre el lanzamiento de una operación militar contra las autoridades disidentes en la región de Tigré, en el norte del país africano. A casi un mes del comienzo de este enfrentamiento, así está la situación del conflicto armado que el gobierno considera «terminado».

¿Quiénes son los beligerantes?

El conflicto enfrenta al ejército federal etíope contra las fuerzas del Frente de Liberación del Pueblo de Tigré (TPLF), el partido que gobierna este territorio donde vive la minoría tigrayana (6% de los 110 millones de etíopes) y que llevaba meses desafiando la autoridad de Abiy Ahmed. Según AFP, al convertirse en primer ministro en 2018, este último apartó progresivamente al TPLF del aparato político y de seguridad de Etiopía, que controlaba desde hacía casi 30 años.

También alcanzó la paz con la vecina Eritrea, un enemigo jurado del TPLF desde una guerra entre los dos países entre 1998 y 2000. Le valió el premio Nobel de la Paz en 2019. En septiembre, meses de tensiones entre Abiy Ahmed y el TPLF desembocaron en elecciones regionales en Tigré, «ilegítimas» según Adís Abeba. A principios de noviembre, los ataques a dos bases del ejército federal en Tigré, desmentidos por el TPLF pero atribuidos a las fuerzas tigrayanas por Abiy, justificaron el envío del ejército para reemplazar al TPLF por «instituciones legítimas».

¿Cómo se encuentra la situación militar?

Las restricciones impiden verificar las afirmaciones de los dos bandos, pese a que la red de telefonía móvil e internet, cortada desde el 4 de noviembre, se ha restablecido en varias localidades del oeste de Tigré, bajo control del ejército federal desde hace casi tres semanas. Para el gobierno federal, las operaciones militares «han terminado» desde que anunció haberse apoderado de la capital regional Mekele, el sábado, después de 24 días de conflicto, durante los cuales afirma haber tomado el control de casi todo Tigré. Ahora el ejército rastrea para buscar a los líderes del TPLF, localizados a unos 50 kilómetros al oeste de Mekele, afirmó Abiy el lunes.

El lunes la situación estaba «tranquila» en Mekele a pesar de los «numerosos saqueos», informó una fuente diplomática. Pero el presidente de Tigré, Debretsion Gebremichael, acusó a Abiy el lunes de «intentar engañar a la comunidad internacional haciéndole creer que todo ha terminado» y le comentó a AFP que los enfrentamientos habían continuado la víspera al norte de Mekele. También afirmó que sus tropas habían recuperado la histórica ciudad de Aksum y derribado un aparato militar etíope. No se ha podido verificar estas afirmaciones y Adís Abeba guarda silencio.

¿Y la humanitaria?

No se dispone de un saldo de víctimas, especialmente entre los civiles, de los intensos combates terrestres, disparos de artillería y bombardeos aéreos. Privado de aprovisionamiento durante cuatro semanas, Tigré carece de alimentos básicos, liquidez y combustible, según la ONU. Etiopía ha otorgado a Naciones Unidas acceso ilimitado a Tigré y a las zonas fronterizas de las regiones vecinas de Amhara y Afar, según un documento consultado por AFP este miércoles. Antes del conflicto armado, 600.000 habitantes de Tigré dependían de la ayuda alimentaria para alimentarse y las existencias de víveres se han agotado en los campamentos que albergan a unos 96.000 refugiados eritreos.

Los combates han provocado el desplazamiento de hombres, mujeres y niños en Tigré. Unas 45.500 personas se han refugiado en el vecino Sudán, adonde sigue llegando gente a pesar de la saturación, según ACNUR. En el principal hospital de Mekele, abrumado por la cantidad de heridos, las existencias de medicamentos básicos y material médico se hallan «peligrosamente bajas», subraya el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). El gobierno federal, que asegura que el ejército se ha apoderado de ciudades sin causar víctimas civiles, anunció el 26 de noviembre su intención de «responder rápidamente a las necesidades de la población de Tigré», pero no precisó las medidas tomadas.

¿Cómo podría evolucionar la situación?

El objetivo del gobierno es detener a los líderes de Tigré. Debretsion Gebremichael la comentó a AFP que está decidido a permanecer en Tigré para enfrentarse a «los invasores» y aseguró disponer de «fuerzas armadas sustanciales» y de «artillería pesada». El TPLF contaba antes del conflicto con un máximo de 200.000 hombres, afirmó el International Crisis Group (ICG) basándose en fuentes de Tigré.

Se desconocen las bajas sufridas por estas fuerzas y la reacción de la población de Tigré ante la futura nueva administración regional. Pero los analistas temen la continuación de un conflicto asimétrico en la región. «Es probable que haya una resistencia armada, simplemente no sabemos si será fuerte y duradera», explicó William Davison, investigador del International Crisis Group (ICG).

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados