Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Russo
Russo, feliz.

BOCA JUNIORS

No tiene que ver con Boca: la gran noticia que recibió Russo y lo puso muy feliz

El entrenador, muy contento.

Miguel Ángel Russo está enfocado en Boca porque sabe que se viene lo más importante para el equipo. Pero a pesar de eso, el director técnico recibió una buena noticia que lo puso muy feliz a pesar de estar vinculada al fútbol pero no estrictamente a la actualidad del conjunto azul y oro. En concreto se refiere a Rosario Central y tiene un fuerte contenido emotivo: este viernes debutó en Primera División su hijo Ignacio.

Ignacio Russo tiene 19 años y, a diferencia de su padre, un volante central de lucha, es delantero. Ingresó en el segundo tiempo del partido entre el «Canalla» y Banfield, que terminó en un empate por 1-1 (Juan Pablo Álvarez adelantó al «Taladro» y lo igualó Emiliano Vecchio de penal). Su progreso en el fútbol se dio de manera rápida y ahora le llegó la gran oportunidad. Su padre lo siguió por televisión desde Buenos Aires.

El Estadio Florencio Sola fue el primero para la carrera de «Nacho», que un día se probó en Central, el club de sus amores, sin que lo sepa su familia. Quedó, formó parte de la Reserva junto al «Kily» González como director técnico, y ahora tiene la chance de hacer su propio camino en el fútbol. Su papá, mientras se enfoca en mejorar el funcionamiento del campeón de la Superliga, se puso muy feliz por la gran noticia.

Ignacio, fanático de Central

«Para mí, Central es mi vida. Si me preguntás, mi vida entera. Nací, me crié, conozco el club, soy hincha y gracias a Dios tengo un padre que dirigió y me dio muchas alegrías», comentó el hijo de Russo hace un tiempo en una entrevista. «Para mí, es todo. Se lleva en la piel, en la sangre. Cuando venís a la cancha y hay 40 mil personas, te volvés loco; decís ‘Yo quiero estar ahí adentro’. Hoy tengo la suerte de estar ahí», agregó.

¿Cómo es la relación con su padre? «De vez en cuando venía a verme. Él estaba con trabajo y cuando podía aprovechaba, y siempre que terminábamos de jugar los chicos se sacaban fotos. A mi eso en particular siempre me dio vergüenza, no sé por qué, ja», respondió. «Yo creo que ellos también lo tomaron de parte natural porque me vieron a mi tan tranquilo y humilde, sin creerme nadie en este club. Me vieron como uno más, como yo quería que me traten», sentenció el joven.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados