Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Maradona

BOCA JUNIORS

“Para mí no murió”: la dolorosa reflexión de Miguel Ángel Brindisi sobre Maradona

El extraordinario compañero y socio en ataque del ‘10’ en 1981 conmovió a todos con su recuerdo.

En una carrera ilustre que lo hizo desplegar toda su magia a lo largo y a lo ancho del planeta Diego Armando Maradona tuvo una importante lista de socios adentro de la cancha. 1 de los más recordados en el fútbol argentino fue Miguel Ángel Brindisi, quizás su primera gran dupla en el fútbol profesional. el delantero con el que gano el Torneo Metropolitano 1981 con Boca lanzó una impresionante reflexión tras la muerte del ‘10’.

«El entrenaba con los botines desatados, que yo si le pegaba así tenía que buscar los zapatos a cinco metros. Él se iba haciendo jueguito en La Candela con una naranja, una pelota de tenis, una chapita, siempre con el calzado sin atar… Arrancaba el entrenamiento y no se ataba. Hacía cada cosa… Los desafíos con Hugo Gatti… ¿Te acordás que le había dicho gordito? Y le metió cuatro goles con Argentinos Juniors”, rememoró Brindisi.

Sobre los días en ese espectacular Boca de 1981, Brindisi siguió con su apasionante relato: “Era mi compañero de habitación. Llegó y era el pibe de oro, después se consolidó como el mejor del mundo. Como era pibe lo querían poner con alguien de experiencia, y yo tenía diez años más que él. Ese lugar podía haber sido para Pancho Sá, pero estaba de años en la habitación con Gatti y lo ponían conmigo.

“Era como estar en el Colón”

“Nos quedábamos después de las prácticas, hacíamos desafíos. Verlo a Diego patearle los tiros libres al Loco era estar en el Colón. Se dividía la hinchada, todos a favor de Diego, dos o tres a favor de Gatti. Mirá que yo estuve un año y medio con él, lo otro lo consumí como todo el mundo. Ni hablar lo del Mundial ante Inglaterra, eso fue de otro planeta, elude, define… Ha sido especial, por eso me quedo con ese recuerdo», contó Brindisi en la charla con Olé.

La dolorosa reflexión

“Para mí no murió. Lo primero es que encendió la vida de todos los hinchas de Boca, ese viernes cuando se hace la transferencia, se hace el partido con Argentinos Juniors, y jugó un tiempo para cada equipo. Ahí vino la luz que llevó toda la energía. El equipo se venía insinuando, pero faltaba el toque del diferente, faltaba la magia. Diego entraba a la cancha y se llevaba todo: el aliento, la atención… El carisma que tenía era impresionante», cerró.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados