Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Gabriel Rolón
Gabriel Rolón

ESPECTÁCULO

«Uno puede estar enamorado y…»: la definición de Rolón que dejó a todos con la boca abierta

El escritor y psicoanalista Gabriel Rolón analizó la infidelidad y los acuerdos en el amor.

Gabriel Rolón se destaca por su trabajo en radio y televisión. El psicoanalista ha sido parte de ciclos como «La venganza será terrible«, «Tarde negra» y «Perros de la calle» y también ha participado como invitado en varios shows. Recientemente, Rolón pasó por el programa de Luis Novaresio en América TV, «Animales Sueltos«, donde analizó el amor y la infidelidad.

Novaresio le preguntó cómo se podía estar en pareja y tener relaciones sexuales con otras personas: «¿Cómo se transita querer las dos cosas a la vez? A tu pareja y lo otro», dijo el periodista. Rolón contestó: «Es que se puede, por supuesto, querer y estar muy enamorado de tu pareja y aun así que te habite un deseo de tener relaciones con alguien más».

«Hay una frase que me ha perseguido desde que escribí ‘El lado B del amor’: ‘Uno puede estar enamorado y ser infiel al mismo tiempo’. Te juro Luis, es lo que más me han preguntado. ¿Cómo puede ser que diga eso? ¿Cómo puede una persona enamorada ser infiel? Como si fuese una elegía. Bueno, porque el deseo y el amor son cosas distintas. Una cosa es amar a alguien. El amor es una construcción, el amor implica tiempo, acuerdos, un recorrido», dijo.

«El deseo es instantáneo, surge. Conociste a alguien y te generó deseo, no necesitás construir nada para que surja el deseo. Vos podés amar y desear a tu pareja y te vas a encontrar con alguien que desee también en algún lugar de la vida, en alguna reunión, en alguna situación, perfectamente factible. El tema tiene que ver con esto de la fidelidad. Porque la fidelidad no es estar o no estar con otra persona. Digo, es un acuerdo», indicó.

«Es un acuerdo entre dos personas que pactan cómo quieren vivir. Si vos decís, ‘mirá yo no tengo ganas de que estés con alguien más’, yo acepto o no acepto el acuerdo. Si lo rompo, cometo una infidelidad. Pero si vos me decís que puedo estar con quien quiera y yo estoy con otra persona, no estoy cometiendo una infidelidad. ¿Por qué? Porque no está en nuestro acuerdo. No pasa por acostarse o no con otros», dijo Rolón.

«Pasa por cómo uno enfrenta un acuerdo y acá sí se pone en juego la madurez de alguien. Una persona madura sabe que sus actos tienen consecuencias y se hace cargo de sus decisiones. Si yo decido pactar no estar con nadie más y después estoy con otras personas porque tengo el deseo, cometo un acto de infidelidad. Yo podría decir: ‘No quiero. Quiero tener una cierta libertad y me voy a hacer cargo de mi decisión'», dijo el psicoanalista.

Rolón Novaresio

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados