Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Argelia

MUNDO

Argelia: manifestantes celebran el segundo aniversario de la revuelta popular

Las concentraciones se realizaron en diferentes ciudades del país desde horas del mediodía de este lunes.

Miles de manifestantes tomaron este lunes las calles de las ciudades de Argelia para conmemorar el segundo aniversario del Hirak, un movimiento opositor que intenta recobrar fuerzas tras un año de pausa por la crisis sanitaria. Se trata de la marcha más importante que se haya celebrado en la capital de Argelia desde la suspensión de las manifestaciones el 13 de marzo de 2020 debido a la pandemia de coronavirus.

«No hemos venido para celebrar [el segundo aniversario del Hirak] sino para reclamar vuestra salida», gritaban los manifestantes, en alusión al gobierno, al que se enfrentan desde hace dos años. «La fatídica hora ha llegado», rezaba una pancarta. Las fuerzas de seguridad establecieron controles en varias carreteras de las inmediaciones de la capital, en cuyo centro se desplegó un impresionante dispositivo policial.

Los manifestantes empezaron a afluir hacia el mediodía. La policía intentó impedir que avanzaran hacia la oficina central de correos de Argel, un lugar emblemático de las concentraciones del Hirak, y llevó a cabo arrestos entre los manifestantes, recurriendo a la fuerza en algunas ocasiones.

También se celebraron concentraciones en otras ciudades como Annaba, Orán, Bugía, Setif, Bouira, Mostaganem, Constantina y Tizi Uzu, según las redes sociales. «He venido desde Hamadi [este]. Tuve que arrancar a las cinco de la mañana. Dos horas y media de atasco para llegar al centro por culpa de los controles. Controlaban cada vehículo», explicó Hamid, un funcionario de 54 años, según informó AFP.

Contra el «sistema»

El movimiento de protesta, que nació el 22 de febrero de 2019, obligó al expresidente Abdelaziz Bouteflika, que llevaba décadas en el poder, a dimitir dos meses después. Aunque el año pasado tuvo que ser suspendido a causa de la pandemia de covid-19, continúa exigiendo el desmantelamiento del «sistema» político instaurado desde la independencia de Argelia, en 1962, que los manifestantes asocian con el autoritarismo y la corrupción.

El gobierno, sin embargo, considera que las reivindicaciones del movimiento ya fueron satisfechas y califica a sus simpatizantes de «magma contrarrevolucionario». Las manifestaciones tuvieron lugar un día después de que el presidente, Abdemadjid Tebboune, tomara una serie de decisiones para hacer frente a la triple crisis que azota el país, política, económica y sanitaria.

El jueves, Tebboune decretó una gracia presidencial en favor de unos 60 presos de conciencia, en un gesto de apaciguamiento. Desde entonces, unos 40 presos han sido liberados, incluyendo al opositor Rachid Nekkaz y al periodista Khaled Drareni, que se convirtió en un símbolo del combate por la libertad de prensa.

Además, el domingo reorganizó el gobierno, aunque no efectuó ningún cambio importante, y disolvió el parlamento, abriendo la vía a nuevas elecciones legislativas en un plazo de seis meses. «El reajuste [ministerial] no me concierne, son los mismos peones. Y lo mismo ocurre con el Parlamento, los nuevos [diputados] trabajarán, como el régimen actual, por sus propios intereses […] No por el pueblo», declaró a la AFP Zaki Hannache, un activista de 33 años.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados