Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Birmania

MUNDO

El ejército se hace con el poder en Birmania y detiene a Aung San Suu Kyi

Los generales tomaron la decisión horas antes de que el Parlamento se reuniera por primera vez desde la aplastante victoria de la LND en las elecciones del 8 de noviembre.

El ejército de Birmania tomó el poder este lunes en un golpe de Estado contra el Gobierno democráticamente elegido de la premio Nobel Aung San Suu Kyi, que fue detenida junto con otros líderes de su partido, la Liga Nacional para la Democracia (LND), en redadas realizadas a primera hora de la mañana. El ejército dijo que había llevado a cabo las detenciones en respuesta al «fraude electoral», entregando el poder al jefe militar Min Aung Hlaing e imponiendo el estado de emergencia durante un año, según una declaración emitida en una cadena de televisión de propiedad militar.

Los generales tomaron la decisión horas antes de que el Parlamento se reuniera por primera vez desde la aplastante victoria de la LND en las elecciones del 8 de noviembre, consideradas como un referéndum sobre el incipiente Gobierno democrático de Suu Kyi. Las líneas telefónicas de la capital, Naipyidó, y de Rangún, principal centro económico del país, dejaron de funcionar y la televisión estatal interrumpió su emisión.

La gente se apresuró a acudir a los mercados de Rangún para abastecerse de alimentos y provisiones, mientras otros hacían cola en los cajeros automáticos para retirar dinero. Los soldados tomaron posiciones en el ayuntamiento de Rangún y los servicios de telefonía y datos de Internet móvil en el bastión de la LND quedaron interrumpidos, según los residentes. La conexión a Internet también se redujo drásticamente, según el servicio de vigilancia NetBlocks.

Suu Kyi, presidenta de Birmania, Win Myint, y otros líderes de la LND habían sido «arrestados» a primera hora de la mañana, dijo a Reuters por teléfono Myo Nyunt, portavoz de la LND. «Quiero decirle a nuestra gente que no responda precipitadamente y que actúe de acuerdo con la ley», dijo, añadiendo que esperaba ser detenido él mismo. Posteriormente, Reuters no pudo ponerse en contacto con él.

Las detenciones se produjeron después de días de escalada de tensión entre el Gobierno civil y los militares, que despertaron el temor a un golpe de Estado tras las elecciones. El partido de Suu Kyi obtuvo el 83% de los votos en las segundas elecciones celebradas desde que una junta militar aceptó compartir el poder en 2011. Desde la Casa Blanca anunciaron que el presidente Joe Biden había sido informado de las detenciones y el secretario de Estado, Antony Blinken, pidió la liberación de los líderes.

«Estados Unidos está con el pueblo de Birmania en sus aspiraciones de democracia, libertad, paz y desarrollo. Los militares deben revertir estas acciones inmediatamente», dijo en un comunicado. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, condenó la detención de Suu Kyi y otros líderes políticos e instó «a los líderes militares a respetar la voluntad del pueblo de Myanmar», dijo un portavoz de la ONU.

El Gobierno australiano dijo estar «profundamente preocupado por las informaciones de que el ejército está intentando de nuevo hacerse con el control de Birmania». Japón indicó que estaba observando la situación y que no tenía planes de repatriar a los ciudadanos japoneses de Birmania, mientras que el Ministerio de Asuntos Exteriores de India expresó su profunda preocupación por el golpe. El Ejecutivo de Singapur se mostró «gravemente» preocupado por el desarrollo de la situación en Birmania e instó a todas las partes a trabajar para lograr un resultado pacífico, dijo su Ministerio de Asuntos Exteriores.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados