Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Birmania

MUNDO

Golpe de Estado en Birmania: el ejército arrestó a la líder del gobierno y Estados Unidos amenaza con responder

Otro país que se manifestó en contra de las detenciones es Australia.

El ejército de Birmania se apoderó este lunes por la mañana (domingo por la noche en Argentina) del ayuntamiento de Rangún, horas después de detener a la jefa de facto del gobierno, Aung San Suu Kyi, en un probable golpe de Estado. Durante ese momento, el acceso a Internet y a todas las telecomunicaciones seguía muy perturbado.

Cinco camiones militares se desplegaron en el recinto del ayuntamiento y los soldados hacían retroceder a las personas en la entrada. En este marco, Estados Unidos instó a los militares birmanos a liberar a los dirigentes detenidos, incluyendo la Nobel y antiguo ícono de la democracia, Aung San Suu Kyi, jefa de facto del Gobierno, y amenazó con una respuesta de Washington.

Estados Unidos se opone a cualquier intento de alterar el resultado de las recientes elecciones o impedir la transición democrática en Birmania, y tomaremos acciones contra los responsables si esas medidas no se revierten”, señaló la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, en un comunicado oficial. Días atrás, el país norteamericano y la Unión Europea habían alertado a la región asiática a “adherirse a las normas democráticas”.

Otra nación que se manifestó al respecto fue Australia, que pidió al ejército birmano que libere a la jefa del gobierno de facto, Aung San Suu Kyi, y a otros dirigentes políticos, y le acusó de “intentar una vez más tomar el control” del país. “Llamamos al ejército a respetar el Estado de derecho, a resolver las disputas mediante mecanismos legales y a liberar inmediatamente a todos los dirigentes (políticos) de la sociedad civil y a otras personas detenidas ilegalmente”, declaró Marise Payne, ministra de Relaciones Exteriores, según informó la agencia AFP.

Los arrestos se produjeron tras días de tensiones al alza entre el gobierno civil y el poderoso ejército, que provocó temores a un golpe tras una elección que los militares calificaron de fraudulenta. Myanmar salió hace apenas 10 años de un régimen militar que dirigió el país durante casi medio siglo. La constitución, redactada por la junta militar, prevé una distribución del poder entre un gobierno civil y los generales. El Parlamento resultante de las últimas legislativas debía comenzar su primera sesión dentro de unas horas.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados