Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Myanma

MUNDO

Hubo multitudinarias manifestaciones contra el golpe de Estado en Birmania

Este lunes los trabajadores respondieron a la convocatoria de huelga general y se sumaron a las manifestaciones. «Respeten nuestros votos», era una de las frases que rezaban los letreros de los manifestantes.

Miles de ciudadanos salieron este lunes a las calles para protestar contra el golpe de Estado en Birmania que depuso a Aung San Suu Kyi hace una semana y, por primera vez, las nuevas autoridades lanzaron una advertencia contra los manifestantes y aseguraron que podrán responder a las amenazas contra la seguridad pública.

«Deben tomarse acciones en virtud de la ley (…) contra las infracciones que perturban, impiden y destruyen la estabilidad del Estado, la seguridad pública y el Estado de derecho», dijo la cadena de televisión MRTV, controlada por el Estado. Se trata de la primera advertencia lanzada por las autoridades desde que comenzaron las manifestaciones masivas el sábado en Rangún, la capital económica de Birmania.

El papa Francisco habló este lunes por segundo día consecutivo de la situación en Birmania y pidió la «pronta liberación» de todos los detenidos. Este lunes los trabajadores respondieron a la convocatoria de huelga general y se sumaron a las manifestaciones. «No vamos a trabajar aunque baje nuestro salario», declaró Hnin Thazin, obrero de una fábrica de confección. «No quiero dictadura», enfatizó.

Además, a las protestas se sumaron monjes con hábitos color azafrán y de nuevo los estudiantes, portando banderas con los colores de la Liga Nacional para la Democracia (LND), el partido de Aung San Suu Kyi, detenida desde el lunes pasado. «Liberen a nuestros dirigentes», «Respeten nuestros votos», «Rechacen el golpe de Estado», se podía leer en las pancartas, informó AFP.

«Ya no tenemos miedo»

«Antes vivíamos con miedo, pero hemos tenido un gobierno democrático durante cinco años. Ya no tenemos miedo. No nos vamos a dar por vencidos», dijo Kyaw Zin Tun, un ingeniero de 29 años. En Naipyidó, la capital, las fuerzas del orden birmanas usaron cañones de agua a presión para dispersar a los manifestantes, comprobaron los periodistas de la AFP. Dos personas resultaron heridas, según testigos.

El domingo, las manifestaciones, las más importantes desde el levantamiento popular de 2007 cuando fueron violentamente reprimidas por el ejército, se realizaron sin incidentes. «El lunes, revolución en todo el país contra la dictadura», se podía leer en un correo distribuido a la prensa, en el que se instaba a funcionarios y  trabajadores del sector privado a sumarse al movimiento.

Decenas de funcionarios de varios ministerios ya se pusieron en huelga la semana pasada en señal de protesta. ¿Cuál es el objetivo de los manifestantes?, se pregunta Soe Myint Aung, analista en el centro de investigación independiente de Rangún. «¿Volver al frágil equilibrio entre gobierno civil y militares de antes de las legislativas de noviembre de 2020 o echar totalmente del poder al ejército?».

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados