Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Leopoldo Jacinto Luque

DEPORTES

La historia de una leyenda: cinco curiosidades sobre Leopoldo Jacinto Luque

El Pulpo falleció a los 71 años debido al coronavirus.

El fútbol argentino volvió a teñirse de negro. En el día de ayer Leopoldo Jacinto Luque falleció a los 71 años luego de varios días de agonía. El hombre campeón del mundo en el Mundial 78 contrajo coronavirus y si bien en un momento parecía controlado, la situación se complicó hasta el desenlace final. El exgoleador recibió una gran cantidad de homenajes, y para recordarlo es bueno repasar cinco curiosidades sobre su carrera como jugador.

El hombre que supo brillar con la camiseta de la Selección Argentina recibió el apodo de “Pulpo”, algo que se acostumbra más para los que ocupan la posición de arquero. El artífice de esta cuestión es nada menos que el Tolo Gallego, quien comenzó a compartir campo con Luque en la selección del interior en la década del 70. Al ver que el delantero cubría la pelota utilizando los brazos, pensó que la mejor comparación era justamente con el animal acuático.

Leopoldo fue un jugador y goleador extraordinario, sin embargo todo esto pudo quedar trunco por un mandato familiar. Su padre, que era ciclista, quería que siga por los mismos pasos. Cada de su niñez el Pulpo salía con la bicicleta, pero en realidad se iba a jugar a la pelota con sus amigos, razón por la cual se veía obligado a mentir cada vez que regresaba a su casa. El tiempo le terminó dando la razón a un hombre que ganó nada menos que una copa del mundo.

Uno de los goles más recordados de Luque fue en el Mundial disputado en la Argentina contra Francia. Aquella conquista sirvió para avanzar a la siguiente ronda de la competencia que luego terminaría con el título. Todo esto ocurrió sin que el artillero supiera que su hermano había fallecido horas antes, cuando estaba yendo verlo. Además en ese encuentro el futbolista se luxó el codo derecho, pero como no había más cambios, siguió adentro del campo de juego con un riesgo enorme.

Luque en total convirtió 131 tantos en 337 encuentros, ganó una copa del mundo y con River conquistó cinco títulos. Sin embargo en sus inicios con Unión de Santa Fe no entraba siquiera en el banco de suplentes. Lo prestaron a varios clubes e incluso llegaron a decirle que no estaba hecho para el fútbol. El gran quiebre se produjo cuando pasó por Atenas de Santo Tomé donde la rompió, y desde ahí consolidó una trayectoria llena de éxitos.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados