Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Amazon

MUNDO

La retirada de Jeff Bezos de Amazon podría abrir una nueva era para la compañía

La sorpresiva renuncia del director ejecutivo se siente de alguna manera natural e incluso, inevitable.

El empresario estadounidense, Jeff Bezos, tiene una fórmula sobre las puertas unidireccionales y las puertas bidireccionales: decisiones que son irreversibles y permanentes y aquellas que siempre se pueden deshacer. Tras cruzar lo que es casi seguro una puerta de un solo sentido el martes, Bezos dijo que renunciará como director ejecutivo de Amazon y se convertirá en presidente ejecutivo a finales de este año.

Le entregará el control del día a día a Andy Jassy, ??su antiguo director de Amazon Web Services, una división en rápido crecimiento que ha cambiado casi por sí sola la forma en que las empresas compran la tecnología que impulsa sus negocios. Con eso llega al menos un final parcial a una de las carreras más épicas de la historia empresarial moderna. Sin embargo, el movimiento de Bezos se siente, en muchos sentidos, natural e incluso inevitable. Durante los últimos 25 años, el fundador de Amazon, ahora de 57 años, dirigió a la empresa a través del período quizás más fértil de cualquier negocio estadounidense.

Durante la última década, ha llevado a Amazon a una capitalización de mercado de 1,7 billones de dólares, donde actualmente ocupa el mismo puesto en billones de dólares que Microsoft y Apple. Pero la decisión de Bezos de dimitir también refleja una realidad incómoda para una de las personas más ricas del mundo: los muros de su imperio se han estado derrumbando durante algún tiempo. Cada vez es más difícil «ser Jeff Bezos»: preside una colección de propiedades que abarca no solo la empresa de comercio electrónico, sino también The Washington Post, varias organizaciones filantrópicas y una empresa espacial, Blue Origin, que está muy por detrás de su principal rival, Space X de Elon Musk.

En este sentido, cabe destacar las formas en que los diversos activos de Bezos han chocado en los últimos años. Su propiedad de The Washington Post enfureció constantemente al último presidente de los Estados Unidos. En tanto, los organizadores sindicales protestan perpetuamente por el trato de Amazon a su mano de obra obrera y periódicamente se presentan frente a las casas de Bezos, y una vez, con un juicio terriblemente pobre, incluso sacaron una guillotina.

Además, según Bloomberg, cuando Bezos y su socia, Lauren Sanchez, comenzaron a recaudar fondos filantrópicos climáticos el año pasado para comenzar a obtener la primera de $ 10 mil millones en subvenciones del Bezos Earth Fund, al menos algunas de las organizaciones se mostraron escépticas sobre la relación de Amazon con sus trabajadores de primera línea y vacilantes de aceptar la generosidad del empresario.

Muchas de las críticas formuladas contra Bezos y su imperio son razonables y pueden abordarse. Pero el recurso más limitado en la red de negocios conflictivos de Bezos es su propio tiempo, y eso no puede conciliarse fácilmente. En su correo electrónico a los empleados de Amazon el martes, el empresario dijo que dejar el cargo le dará más tiempo para concentrarse en «otras pasiones», incluida Blue Origin. «Nunca he tenido más energía y no se trata de jubilarme», concluyó el magnate estadounidense.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados