Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
migrantes

MUNDO

Pese a una orden judicial, Malasia expulsa a más de mil migrantes a Birmania

Horas antes de la deportación, un tribunal local había suspendido de forma temporal el proyecto, que tenia lugar desde mediados de enero.

Malasia procedió este martes a la expulsión hacia Birmania de 1.086 migrantes birmanos, a pesar de una decisión judicial que le pedía suspender esa medida condenada por varias ONG. «Todos quienes fueron deportados aceptaron regresar por su propia voluntad, sin ser forzados», dijo Khairul Dzaimee Daud, jefe de los servicios de inmigración malasios.

Las autoridades enviaron de regreso a los migrantes a bordo de tres barcos militares birmanos. Entre las personas expulsadas, no se encontraba ningún miembro de la minoría rohinyá y ningún solicitante de asilo. Horas antes de la deportación, un tribunal local había suspendido de forma temporal el controvertido proyecto denunciado por organizaciones de defensa de los derechos humanos y que tiene lugar tres semanas después del golpe de Estado de la junta.

Los migrantes detenidos -algunos de ellos pertenecientes a minorías vulnerables- ya habían sido conducidos a una base militar de la costa del oeste de Malasia. Allí fueron embarcados con destino a Birmania. Estados Unidos y la ONU criticaron esta expulsión y las organizaciones de defensa de los derechos humanos afirmaron que había solicitantes de asilo entre las personas que corrían el riesgo de ser expulsadas.

Amnistía Internacional y Asylum Access, organización de ayuda a los refugiados, fueron quienes presentaron el recurso ante un tribunal de Kuala Lumpur, afirmando que en caso contrario Malasia violaría sus obligaciones internacionales, informó AFP. Los dirigentes malasios dicen que las personas expulsadas han cometido delitos, como tener visados vencidos.

«Esta iniciativa para impedir la expulsión se basa en informaciones de grupos de refugiados que indican claramente que hay solicitantes de asilo y refugiados entre las personas que se envían de vuelta a Birmania», declaró Katrina Jorene Maliamauv, directora de Amnistía Internacional Malasia.

Amnistía internacional pidió además que la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) tenga acceso a los prisioneros para determinar quienes deben beneficiarse de asilo. Según la ONU, al menos seis personas están registradas en ACNUR y tienen derecho a una protección internacional.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados