Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Polémica en el Bar
Polémica en el Bar

ESPECTÁCULO

«Poder, inmoralidad y polémica»: el informe de «Polémica en el Bar» sobre el «Vacunagate»

Los conductores presentaron un resumen sobre el escándalo.

En “Polémica en el Bar”, el programa conducido por Mariano Iúdica, Chiche Gelblung, Horacio Cabak, Gastón Recondo y Rocío Oliva, trasmitieron un informe sobre el “Vacunagate”. El mismo era llamado “Poder, inmoralidad y polémica”. Allí, informaron que Lisandro Bonelli, el sobrino de Ginés González García, quien estaría a cargo del “Vacunatorio VIP”, había renunciado. Más tarde, el ministro de Salud también tuvo que abandonar su cargo a pedido del presidente. “Cada uno iba a pedirle a Ginés: ‘Che, ¿me das una vacunita?’”, expresó una voz en off.

A la vez, había salido a la luz que Horacio Verbitsky había sido inmunizado gracias al médico. Más tarde, se difundió un listado de varias personas que habrían recibido las dosis. Además, pasaron imágenes de varios periodistas, quienes definían a la situación como vergonzosa: “Estamos en el summum de la viva argentina”. Otro conductor, Rolando Graña, había destrozado a los políticos: “Hay que esperar el turno que corresponde”.

“No se puede conseguir una vacuna por izquierda porque se tiene un ministro amigo”, indicó. Asimismo, abordaron el falso listado de inmunizados que se había filtrado en las redes. Varias figuras del espectáculo, como Ángel de Brito, fueron incluidos en él. No obstante, el periodista salió a desmentirlo en su show: “Apareció una lista trucha, pero era todo mentira”.

Además, Mariano y Chiche también figuraban dentro de las supuestas celebridades que se la habían administrado. Rápidamente, hicieron un fuerte descargo en “Polémica en el Bar” para negarlo. Otro de los acusados, Alejandro Fantino, se defendió: “Lo juro por la salud de mi madre. Prefiero infectarme 177 veces de COVID”. Por otro lado, algunos profesionales opinaron sobre el hecho de darle la segunda dosis a aquellos que no eran del personal esencial.

“Hay que hacerlo porque sino es contraproducente”, admitió un doctor. Varios condenaron el hecho como inmoral. Un profesional habló sobre el egoísmo de esas personas en un programa: “Lo que más me duele es que, en el fin de semana, se murieron 500 personas. Algunas de ellas hoy podrían estar vivas, porque esas vacunas salvan vidas”.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados