Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Marley

ESPECTÁCULO

«Tapás a estas diosas»: Marley y Lizy Tagliani se sumaron a la comparsa en «Por el Mundo en Casa»

El dúo se divirtió en varios puntos del país.

En “Por el Mundo en Casa”, el programa de Telefe, Marley recorre los lugares más increíbles en compañía de Lizy Tagliani. El pasado domingo, trasmitieron un especial del Día de los Enamorados en el Carnaval de Gualeguaychú. Varias mujeres bailaban en brillosos atuendos cuando la comediante quiso incorporarse a la comparsa. “¡Tapás a estas diosas!”, protestó su colega. Sin embargo, él se animó a tirar espuma y festejar junto a ella.

Más tarde, los conductores visitaron la casa de San Martín. Ellos vieron varios objetos que pertenecían al prócer, como vajilla, frascos y herraduras. A continuación, viajaron al Centro Cultural de Bicentenario en Santiago del Estero. La ambientación de una de las habitaciones les daba la sensación de que estaban adentro de una historieta de Mafalda, el icónico personaje de Quino. Seguidamente, fueron a un Museo de Arqueología, en donde habían donado algunos de los restos arqueológicos más importantes de los últimos tiempos.

Se observaban momias de niños que permanecieron intactas durante varios siglos bajo la tierra. Estos hallazgos se encontraban en el Llullaillaco, en donde encontraron algunas ofrendas, como platos, sandalias y ropa. Además, entraron a la Basílica de San Francisco, en la ciudad de Salta, la cual tenía pasadizos secretos. El dúo lo recorrió y Lizy se asustó por lo estrecho que era. Luego, ambos subieron por los ciento nueve escalones que tenía el establecimiento hasta llegar al campanil.

El amigo de Florencia Peña iba contando cada pasa que daba, lo cual fastidiaba a su compañera. Al llegar, ambos tocaron la campana una vez, a pesar de que no estaba programada para ese momento. “Nunca suena a esta hora. Le cambiamos el horario a Salta”, se rio el conductor. Cuando lo hicieron, no sabían si salir corriendo o resguardarse allí, debido a las quejas que iban a tener que escuchar. “Quedémonos acá hasta que se haga de noche”, propuso uno de ellos.

A la vez, fueron a un museo de autos antiguos y Lizy se animó a probarlos. “Subí que te llevo”, le indicó a Marley. Ambos entraron a un pequeño vehículo celeste en el que apenas cabían. “Está buenísimo”, observó aquel, mientras que la otra imitaba el ruido del motor. El conductor salió rápidamente, dado que había visto el coche de Meteoro. “Este es un momento cumbre”, mencionó mientras le sacaban una foto para inmortalizar el instante.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados