Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Leo García

ESPECTÁCULO

«Tenía la posibilidad de salir de su cuerpo»: Leo García contó sus experiencias paranormales con Gustavo Cerati

El cantante acompañó a Soda Stereo en su última gira de regreso.

El músico Leo García atraviesa un momento de intensidad y locura. Le cerraron su cuenta de Twitter después de haber hecho polémicas declaraciones contra venezolanos y colombianos, a los que culpaba por una supuesta decadencia en la música popular. Defensor y conocedor del rock nacional, Leo es un verdadero referente del pop, y tuvo en Gustavo Cerati a su fan número 1.

El exlíder de Soda Stereo fue quien “descubrió” y apadrinó a Leo García, convirtiéndose en socios y amigos. Leo formó parte de la banda que acompañaba a Cerati, Zeta Bossio y Charly Alberti en la gira “Me verás volver”, que marcó el regreso de la banda más importante del continente a los escenarios. Por supuesto, el cantante acompañó al músico en su convalecencia luego de sufrir un acv tras un show en Venezuela.

Leo estuvo de invitado esta semana en “Vino para vos”, el programa que conduce Tomás Dente en el canal KZO, y donde suele explorar en los aspectos más íntimos y emotivos de sus invitados. “¿Sentiste que él quiso contactarse o comunicarse con vos después de su muerte?”, le preguntó. Y el músico sin dudarlo afirmó que sí, y contó que suele aparecérsele mucho en sus sueños, además de otras experiencias extraordinarias.

“En la pandemia le había armado como un altar y cuando me mudé, lo saqué y se cortó la luz”, contó García. “Estábamos con un amigo que me estaba ayudando a ordenar mi cuarto porque tenía la casa hecha un galpón directamente, y me ayudó a poner todo en orden, pero me dice ‘bueno, desarmá esto porque hay que desarmarlo’; y cuando saqué todo se cortó la luz, como si hubieran saltado los tapones, pero no era en el edificio, era solamente mi departamento”

También dijo que tiene una lámpara que le regaló Lilian Clark, la madre de Gustavo, que suele prenderse y apagarse. Finalmente, recordó un episodio que vivió una vez que lo visitó en su internación. “Él estaba sentado en una silla pero no podía moverse, entonces yo hice algo que él no quería: me arrodillé ante él, me abracé a sus piernas y me puse a llorar. Sentí que me acariciaba la espalda muy fuertemente. Yo sentía que, mientras él estaba en coma, tenía la posibilidad de salir de su cuerpo”.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados