Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Soledad Pastorutti

ESPECTÁCULO

«Trabajé de canillita»: Soledad Pastorutti recordó su infancia, de la mano de Jey Mammón: ¿qué dijo?

La cantante confesó sus anécdotas.

Soledad Pastorutti es una de las cantantes más conocidas de la Argentina, junto a Patricia Sosa y Tini Stoessel. La artista se animó a ir al programa de “Los Mammones”, donde los famosos se animan a hacer sus más íntimas confesiones. Allí recordó su infancia, de la mano de Jey Mammón. ¿Qué dijo?. “Trabajé de canillita”, expresó. La entrevista comenzó por un encantador halago por parte del presentador a la invitada, que la hizo reírse desde el primer momento: “¿Vos no crecés? ¿Qué onda?”.

Una vez que el comediante agradeció a Sole por estar en el estudio y compartir tiempo con el programa, le preguntó por su infancia. Pastorutti respondió, sin dar vueltas qué quería ser de chica: “Cantante, no sé. Me miraba al espejo y cantaba, actuaba, bailaba, lo que hacen todos los niños. Yo además tenía el sí fácil, cuando era chica. Venían parientes a casa y mi viejo me decía ‘dale, cantate algo’,  yo siempre decía que sí, era como el bufón”.

“Pero, ¿cuándo detectaste que esa voz era un saxo?”, lanzó directo Jey Mammón. “No era tan buena cantante de chiquita, pasa que tenía personalidad”, dijo Soledad Pastorutti. En ese instante, comenzó balbucear, creando risas en todo el estudio. El conductor aprovechó para pasar diferentes videos, donde aparece la vocalista cantando de chica, rememorando el paso desde su infancia hasta el día de hoy.

“Un día apareció esta oportunidad y también fue una necesidad para mi familia, porque la cosa no andaba muy bien en la cuestión económica y mi papá empezó a ver que la gente cada vez que íbamos a un lugar, como que reaccionaba. Y grababa unos casette en casa”, relató Soledad. “¿Es verdad que fuiste canillita?”, disparó Jey. “Era un diario que se llama ‘La Vidriera’ y era para avisos clasificados. Yo no lo podía vender, era de distribución gratuita”, narró la mediática.

Y agregó: “Yo lo distribuía, pero como quería sacar un manguito, hacía la carita del gato con botas. Tocaba la puerta y te hacía la carita del gato con botas y me daban”. “¿Qué comprabas, golosinas?”, quiso indagar Mammón. “Porque debía 800 pesos en el kiosco de la esquina”, confesó la morocha, haciendo estallar de risa a todos de nuevo. ¿Se animará a contar más anécdotas inéditas?

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados