Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Birmania

MUNDO

Tras bloque nocturno de internet, piratas informáticos atacan los sitios oficiales de la junta militar de Birmania

Además, continúan las detenciones en diferentes ciudades del país. Al menos 50 funcionaros fueron arrestados en los últimos cuatro días.

Este jueves piratas informáticos atacaron las páginas gubernamentales gestionadas por la junta militar en Birmania, en respuesta al bloqueo nocturno de internet establecido por las autoridades militares y al aumento de las detenciones. Un grupo, que se presenta como los «Hackers de Birmania», atacó varías páginas web gubernamentales, como la del Banco Central, la de propaganda del ejército birmano, la cadena de televisión pública MRTV, la autoridad portuaria y la de la agencia de seguridad alimentaria y de salud.

Este pirateo informático se produce al día siguiente de las manifestaciones que congregaron a decenas de miles de personas en el país para protestar contra el golpe de Estado que depuso al gobierno civil de Aung San Suu Kyi el 1 de febrero. «Luchamos por la justicia en Birmania», declaró el grupo de piratas informáticos en su cuenta de Facebook. «Es como una gran manifestación ante las páginas web del gobierno», compararon.

En Rangún, los automovilistas bloquearon el tráfico el jueves, por segundo día consecutivo, en un intento de impedir el despliegue de las fuerzas de seguridad. Así, autobuses y automóviles estaban detenidos en torno a un puente del distrito de Dagon Norte, según imágenes retransmitidas en directo, mientras los manifestantes clamaban: «¡No vayan a la oficina, únanse al movimiento de desobediencia civil!».

Más arrestos

En la segunda ciudad birmana, Mandalay, la policía y el ejército dispersaron a los manifestantes que bloqueaban el tráfico ferroviario, según testigos. Un miembro de los servicios de emergencia explicó que las fuerzas de seguridad abrieron fuego, pero no pudo precisar si se trataba de balas de goma o munición real, informó AFP.

Cuatro conductores de tren fueron detenidos a punta de pistola en la ciudad, según la Asociación de Ayuda a los Presos Políticos (AAPP), con sede en Rangún. Esta asociación denunció más de 500 arrestos desde el golpe militar del 1 de febrero. A primera hora de la mañana del jueves, once empleados del ministerio de Relaciones Exteriores fueron detenidos por participar en el movimiento de protesta, dijo una fuente del ministerio a la AFP.

Un agente de policía que no quiso identificarse explicó que al menos 50 funcionarios habían sido detenidos en los últimos cuatro días. El canal de televisión estatal MRTV también anunció órdenes de arresto contra varios actores, cineastas y un cantante, acusados de utilizar su popularidad al servicio del movimiento de protesta. Los militares han intensificado las amenazas desde el 1 de febrero, cuando pusieron fin a 10 años de frágil transición democrática.

Tráfico de internet reducido

El miércoles por la noche, en el país se impuso una especie de toque de queda en internet que redujo el tráfico a un 21% de su nivel habitual, según el observatorio NetBlocks, un grupo que registra las restricciones en la red y tiene sede en el Reino Unido. El miedo a las represalias está presente en el ánimo de los habitantes de este país que ha vivido cerca de 50 años bajo la férula militar desde su independencia desde 1948.

Las fuerzas de seguridad han disparado en varias ocasiones balas de goma y usado gases lacrimógenos contra los manifestantes. Una mujer de 20 años que recibió la semana un disparo en la cabeza –probablemente con munición real– está en estado de muerte cerebral. Un policía murió el martes debido a las heridas que sufrió durante una manifestación en Mandalay.

Pese a ello, los llamados a la desobediencia civil prosiguen: médicos, profesores, controladores aéreos, trabajadores ferroviarios están en huelga contra el golpe. Los generales hacen oídos sordos a las condenas internacionales y las sanciones anunciadas por Washington. Cuentan con dos apoyos importantes en la ONU: China y Rusia, para quienes la crisis actual constituye «un asunto interno» birmano.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados