Tras la disputa de Facebook con Australia, la red social mantiene su imperio digital intacto

Los titanes de Silicon Valley están pagando solo un pequeño precio por consolidar su influencia en la industria de los medios