Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Abreu

RIVER PLATE

“Una carpa en el Monumental”: Abreu habló de su nueva locura y confesó por qué se fue de River

El loco habló en la previa a su debut en el club número 30 de su carrera.

La historia de River está emparentada con un sinfín de jugadores uruguayos que supieron vestir el manto sagrado de  tal forma que quedaron en la memoria de todos los hinchas. Claro que el más representativo de todos es Francescoli, y de ahí para abajo la lista es interminable. Uno que supo ser campeón en el Millonario es el Sebastián el Loco Abreu, quien de la mano del Cholo Simeone se quedó con el Torneo Clausura 2008.

El charrúa solo duró un campeonato en el club de Núñez y luego de marchó, algo que generó mucha sorpresa. A varios años de aquella situación, el atacante habló de lo sucedido. “Mucha gente me cuestionó cuando me fui de River. Si hubiese jugado en el River de hoy, metía una carpa en el Monumental y no me sacaban más. Pero en ese momento había muchas dificultades”, comentó en diálogo con FM 94.7. Razón no le falta.

Por aquel entonces el Millonario había entrado en una debacle institucional, con muchas dificultades económicas, a lo que luego llegaron los problemas deportivos. Fue así que Abreu se terminó marchando al Beitar de Jerusalén. Hoy en día el Loco tiene 44 años pero sigue obsesionado con jugar al fútbol. El uruguayo llegó a tal extremo que viene de firmar para jugar en el Athletic Club de Minas Gerais de Brasil, lo que será el club número 30 en su carrera.

“Este próximo 28 de febrero va a ser histórico para el Athletic Club. Después de 51 años va a jugar en Primera División, es muy especial formar parte de eso. Soy de emocionarme mucho, aún con cosas simples. Dicen que con la edad uno se va ablandando más y le encontramos un sentido más grande a las cosas. Los lugares que me quedan grabados son en donde deportivamente me fue bien. A partir de ahí, disfrutas todo un poco más”, explicó.

Por último, el Loco habló sobre su carrera y lo que será el final de su vida dentro de un campo de juego. “De no ser por el fútbol mi vueltita hubiese sido un paraguas.Un ida y vuelta a Argentina y a Brasil con mucha furia. Me gustaría que la gente me recuerde como un goleador. Esos 432 goles oficiales quedan en las estadísticas. Voy a retirarme como siempre lo soñé. Empecé jugando y voy a terminar jugando”, concluyó el charrúa.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados