Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Maradona

BOCA JUNIORS

Video: a 40 años del debut de Maradona en Boca con dos goles y una asistencia fantástica

Un día como hoy pero de 1981, La Bombonera comenzaba a delirar con Diego Armando Maradona.

Diego Armando Maradona cumplió su sueño de vestir la camiseta de Boca el 22 de febrero de 1981. La Bombonera era un infierno en aquella tarde de calor insoportable, en la cual 60.000 almas se atiborraron en la tribuna para presenciar el debut del mejor jugador de la historia. Y Dios cumplió con honores, con dos goles de penal y una asistencia fantástica para que el Xeneize derrote cuatro a uno a Talleres.

La cancha era un infierno, reconocen los excompañeros de Diego, en el tunel parecía que se venía un terremoto. El mejor jugador del mundo, que en aquel momento tenía tan solo 20 años y ya le había hecho cuatro goles en un partido a Boca, llegaba desde Argentinos Juniors con un palmarés impresionante. Y como no podía ser de otra forma, de la mano de Dios Boca se coronó campeón de ese Metropolitano 81.

Maradona marcó el uno a cero, y luego metió un pase gol fantástico desde mitad de cancha, con un cachetazo de desprecio al vital elemento. A los 20 minutos de la primera etapa, el arquero de Talleres «Chocolate» Baley cometió un penal que el árbitro pitó sin dudar. Diego se paró frente a la pelota, con sus rulos característicos y su cara de pibe atorrante, engañó al portero y cruzó el remate para el uno a cero.

Barrilete cósmico

Minutos después recibió en posición de volante, observó todo el panorama y le metió un pase gol a Brindisi para el dos a cero. Si el debut era todo un éxito, lo terminó de sellar en el segundo tiempo cuando anotó el cuatro a cero final y el segundo de su cuenta personal. Con dos goles de penal, un pase gol, la hinchada de Boca ya deliraba y comenzaba a soñar con un título que finalmente se logró.

El pase de Maradona fue uno de los más novelescos de toda la historia del fútbol argentino. El Xeneize pagó alrededor de cuatro millones de dólares y le cedió seis jugadores a Argentinos Juniors, en una operación económica -que en aquella época- fue astronómica. El 10 cumplió su sueño, el de su padre, y el de toda su familia bostera, que luego pudo gritar campeón. El resto, es historia conocida.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados