Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
La medida de fuerza se replica en el interior del país. Hoy se cumplen cinco años del desembarco de la compañía en la Capital Federal.

SOCIEDAD

Caos en la Ciudad de Buenos Aires: taxistas cortan la 9 de Julio en rechazo a Uber y otras aplicaciones

La medida de fuerza se replica en el interior del país. Hoy se cumplen cinco años del desembarco de la compañía en la Capital Federal.

Los trabajadores nucleados en el Sindicato de Peones de Taxis (SPT) cortan la intersección entre la Avenida 9 de Julio y Corrientes, Ciudad de Buenos Aires, en rechazo a «las aplicaciones de transporte ilegal como Uber» y otros servicios similares. Además, piden mejores condiciones laborales para el sector, privilegios fiscales y que se los incluya entre los grupos prioritarios en la campaña de vacunación contra el coronavirus.

Por segunda vez en la semana, a partir de las 11:00 los taxistas se movilizaron al microcentro porteño y provocan una intensa congestión vehicular en las inmediaciones del Obelisco, en pleno corazón de la Capital Federal. La convocatoria al reclamo se da a cinco años del desembarco de UBER en Argentina que comenzó a operar a pesar de no estar habilitado y condicionó el mercado del sector.

Según indicaron desde el gremio, se vieron afectados por el aumento de tarifas, que subió hasta 44% en dos tramos, y señalaron que perdieron dos tercios de la actividad. «El último tarifado de 38 mil taxistas, sólo se readecuaron 12 mil. El pedido se enmarca al de cualquier trabajador: estos modelos de negocios nuevos precarizan al trabajador», dijo un chofer a la prensa.

Sin embargo, los reclamos no son solo en la Ciudad de Buenos Aires. En la capital de la provincia de Córdoba los taxistas también se convocaron para expresar su repudio, según indicaron medios locales. Miguel Arias, del sindicato de Peones de Taxi provincial, expresó en declaraciones radial que presentarán «un anteproyecto al Concejo, a ver si algún concejal se hace cargo de finalmente prohibir estas apps». Algo similar sucede en Rosario.

En los últimos días el conflicto también se trasladó a Paraná, Entre Ríos, donde UBER comenzó a funcionar y los taxistas exigen «los mismos requisitos». «No se la puede considerar como una empresa, porque no tiene capital invertido en la ciudad, los autos no son propios. Tampoco tiene regulación por parte del municipio», indicó un chofer en declaraciones a medios locales.

Asimismo, señaló que desde el Ejecutivo no se le imponen «los mismos requisitos» y alertó que «ponen las tarifas que quieren». «Precarizan el sector en donde están, en este caso los taxis y remises», cerró su descargo el trabajador. A pesar de llevar media década, aún no hay disposiciones claras sobre el desembarco de estas aplicaciones en todo el país.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados