«Dios mío, dios mío»: Eduardo Feinmann consternado por la peor noticia de todas

No puede creer lo que está ocurriendo.