Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Sergio Tasselli

POLÍTICA

El Ministerio de Desarrollo le compró a Sergio Tasselli picadillo que aún no había sido fabricado

La empresa comprometió 7 millones de latas en agosto y para noviembre había fabricado solo 10 mil.

banner

Las contrataciones sospechosas por parte del Ministerio de Desarrollo Social fueron una constante durante la pandemia. La primera contratación escandalosa tuvo lugar cuando recién comenzaba a gestarse la primera ola de COVID-19 en el país. Los sobreprecios que llegaban a superar el 60% generaron un revuelo mediático que obligó a Daniel Arroyo a dejar sin efecto las contrataciones. Pero ahora volvió a aparecer un viejo conocido de los negocios con el estado, Sergio Tasselli. El empresario le vendió al estado 7 millones de latas de picadillo.

La semana pasada se supo que habían sido contratadas para proveer yerba mate habían sido multadas por adulterar sus productos. Pero apenas unos meses antes ya se había denunciado sobreprecios en la compra de aceite. Esta vez, el escándalo no está solo relacionado con los productos o sus precios, sino con el proveedor. Sergio Tasselli es un cuestionadísimo empresario, imputado entre otras causas, en la Causa de los Cuadernos. Fue imputado en causas por millonarias defraudaciones al estado. Hoy una empresa vinculada a él es proveedora del estado.

La compañía es Supermercado Pueblo SA. Una empresa que figura a nombre de sus hijos, uno de los cuales fue procesado por contaminación hace tres meses. Esa misma empresa le vendió hoy el estado 170 mil paquetes de fideo. Pero no es esa la licitación que nos ocupa en esta nota. Sino una que ganó esta empresa en agosto del año pasado. Supermercados Pueblo SA, debía proveer al Estado de 7 millones de latas de picadillo Santa Elena.

Esa marca de picadillo se fabrica en el Frigorífico Santa Elena, también propiedad de Sergio Tasselli. El problema es que la empresa empezó a fabricar ese producto en noviembre y la licitación la ganó en agosto, ofreciendo un producto que no sólo no tenía, sino que tampoco había empezado a fabricarse. En noviembre del año pasado, tres meses después de que las empresas de la familia Tasselli habían ganado la licitación, el frigorífico produjo sus primeras 10 mil latas de picadillo muy lejos de los 7 millones de latas comprometidos.

Pero no todo termina ahí. La reactivación del Frigorífico Santa Elena fue anunciada con bombos y platillos, además se dijo que iba a sostenerse gracias a la licitación del Ministerio de Desarrollo. Pero hace dos semanas decidió suspender a los operarios de la planta. El motivo que adujo la empresa fue que no tenía materia prima para fabricar picadillo. El Intransigente intentó averiguar si se había cumplido con la provisión comprometida en la licitación, pero no obtuvo respuesta.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados