Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
coronavirus

MUNDO

La vacuna china Sinovac desata la polémica: ¿cuáles son los riesgos y la verdadera efectividad de la vacuna Sinopharm?

En los últimos días, la eficacia de las vacunas contra el coronavirus han estado en boca de todos por su eficacia y sus efectos secundarios.

Mucho se ha hablado de la efectividad de las vacunas contra el coronavirus en los últimos días. Desde los inmunizantes de AstraZeneca y Johnson & Johnson, por provocar coágulos en la sangre, pasando Sputnik V y su eficacia, hasta llegar a Sinovac y Sinopharm y su cuestionamiento sobre su aplicación, tras la muerte del periodista argentino Mauro Viale días atrás, luego de inmunizarse con la vacuna china y fallecer días después.

Pero, ¿qué hay detrás de las vacunas? ¿son eficientes contra el coronavirus? ¿Por qué aparecen trombos en los vasos sanguíneos? ¿las vacunas pueden provocar la muerte? Son algunas de las preguntas que se hacen todos por estos días. En esta nota vamos a tratar de responderlas. Por empezar, todas las vacunas contra el coronavirus han demostrado eficacia en evitar la enfermedad sintomática, es decir, los casos más graves y a la muerte.

Hasta el momento todas las vacunas han demostrado evitar el virus con distintos niveles de eficacia, que varían entre el 70% al 90% de la enfermedad sintomática. La efectividad de las vacunas está siendo estudiada en diferentes lugares del mundo, ya que esto implica comprobar si los resultados de la eficacia evaluada en los ensayos clínicos de los diferentes inmunizantes se condicen con los resultados que se logren con el uso de las vacunas en la población general.

Aún se necesita más evidencia para conocer el impacto de las vacunas en la transmisión o contagio del covid-19. Por ejemplo, la vacuna rusa Sputnik V, en los estudios ha demostrado que su eficacia para evitar la enfermedad leve a moderada del 91% y cerca al 100% en formas graves, hospitalización y mortalidad. En tanto con Sinopharm, se reportó una efectividad del 79,3%.

Vacunas chinas

Algunas de las más conocidas vacunas fabricadas en China son Sinovac y Sinopharm. Si bien usan la misma tecnología de virus inactivado («muerto») el proceso no es el mismo, la formulación y dosis no son iguales e incluso difieren en la variante viral del SARs-CoV-2 que utilizan. De la misma forma pasa con la de Moderna y Pfizer, donde la tecnología es la misma pero no el protocolo y su formulación. Por esta misma razón tienen ensayos clínicos separados.

Los resultados informados de los ensayos de fase 3 dieron para Sinovac, luego de ser aplicada la segunda dosis, un 50,4% de eficacia y al parecer la efectividad en la población  por fuera del ensayo clínico estaría dando lo mismo en Chile. Por el contrario, los resultados de eficacia de fase 3 de la vacuna Sinopharm arrojaron cerca de un 80% con dos dosis y según datos de efectividad en la población de Emiratos Árabes, donde se aplicó en un gran porcentaje, ronda el 85%, publicó Ciencia Nuestra en su cuenta de Twitter.

Las efectividades entre vacunas no son comparables, nos dan indicios, pero cada una depende del lugar y momento en que se haya hecho el ensayo clínico. Lo importante es que nos indican cuánto nos protegen de casos leves o moderados de coronavirus. Si bien la vacuna Sinovac es diferente a la de Sinopharm ambas informaron ser 100% eficaces contra enfermedad grave y muerte por coronavirus. Por eso el principal objetivo de esta campaña de vacunación es evitar las hospitalizaciones y las muertes.

Coronavirus y trombosis

A principio de abril, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y el Comité Asesor Mundial sobre Vacunas (GACVS) de la Organización Mundial de la Salud coincidieron que se considera plausible una relación causal entre la vacuna y la aparición de coágulos sanguíneos con plaquetas bajas, pero aun no esta confirmada, se necesitan estudios para comprender la relación y los posibles factores de riesgo.

Las conclusiones se conocieron luego de la revisión de casos raros de coágulos sanguíneos con plaquetas bajas después de la inmunización con la vacuna de AstraZeneca en muy pocos casos entre casi 200 millones de personas que han recibido el inmunizante en el mundo.

Por el contrario, se sabe que la infección por coronavirus conlleva un riesgo significativo de desarrollar trombosis. Un estudio encontró que en personas infectadas, la prevalencia general de embolia pulmonar fue de 7.8% y de trombosis venenosa profunda del 11,2%. De los que requirieron cuidados intensivos, el 23% desarrollo tromboembolismo venoso. El coronavirus también provoco accidentes cerebrovasculares en alrededor del 1,6% de las personas inmunizadas, y se estima que el 30% de las personas contagiadas desarrollaron una disminución del recuento de plaquetas.

Alrededor de 100.000 personas suelen desarrollar trombosis cada mes en la UE y ocurren alrededor de 3.000 casos de trombosis al mes en Reino Unido. Una de cada 250.000 (0.0004%) de las personas vacunadas con Vaxzevria (AstraZeneca) desarrolla trombosis con plaquetopenia. Mientras que una de cada 2000 mujeres por año desarrollará trombosis al tomar anticonceptivos orales. Y una de cada 1000 personas al año desarrollará trombosis por viajar en avión.

Eficacia

La eficacia de las vacunas sigue siendo tan elevada como antes. Toda vacuna que evite el desarrollo de enfermedad en alto porcentaje es adecuada, sobre todos si tiene porcentajes tan elevados en impedir la aparición de formas graves, como hospitalizaciones y muertes. Este es el objetivo de todas las vacunas en genera, tanto las vacunas contra el coronavirus como también la vacuna contra la gripe

A medida que el virus avanza, se realizan estudios en todo el mundo y en nuestro país para evaluar las distintas vacunas disponibles a las distintas variantes con mayor circulación. La efectividad podrá evaluarse en estudios de la población vacunada y el estudio de las variantes en caso de presentarse la enfermedad, sobre todo en formas graves y muerte.

No hay ninguna evidencia científica que sustente que vacunarse estando en periodo de incubación pueda producir la muerte. Las vacunas no producen enfermedad ni pueden agravar la misma. Las plataformas de vacunas contra el coronavirus son homologables a virus inactivo, por lo cual no tienen ninguna capacidad de generar enfermedad o agravar el estado de salud de una persona.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados