Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
India

MUNDO

Los musulmanes comienzan el mes de ayuno bajo la sombra del coronavirus

En cada país las restricciones varían justo en el inicio del Ramadán, esta tradicional celebración religiosa que se extiende por un mes.

Centenas de millones de musulmanes en el mundo comienzan este martes el Ramadán, el tradicional mes de ayuno, bajo la sombra del coronavirus que obliga a suspender o abreviar las celebraciones por el temor al contagio. Europa, el continente más golpeado por la pandemia, superó el millón de muertes desde el inicio de la crisis sanitaria, mientras que el sur de Asia registra récords de contaminaciones, en especial India, país de más de 1.300 millones de habitantes.

La vacunación se ha convertido en la única esperanza para poblaciones hartas de restricciones. India autorizó este martes la utilización de la vacuna rusa Sputnik V, al día siguiente de que este país registrara 161.000 contagios adicionales, superando por séptimo jornada consecutiva la barrera de los 100.000 nuevos casos diarios.

El número total de personas que han muerto en todo el mundo a causa del covid-19 se acerca imparablemente a los 3 millones, según un balance de la AFP basado en fuentes oficiales. En este contexto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que la pandemia del coronavirus entró en una fase «crítica» con las infecciones disparándose pese a las restricciones y las campañas de vacunación.

Ayuno en plena pandemia

Desde Indonesia hasta Egipto, millones de musulmanes inician el ayuno sagrado del Ramadán, uno de los cinco pilares del islam. La pandemia impone sin embargo restricciones, que varían de país a país. En Yakarta, la renovada mezquita Istiqlal -la mayor del sudeste asiático- acogió a los fieles por primera vez el lunes por la noche tras más de un año de cierre debido al coronavirus, informo AFP.

Mohamad Fathi, residente en la capital indonesia, afirma a la AFP que este año el Ramadán es más feliz que el de 2020, cuando no se permitió a los fieles participar en las oraciones de la tarde del ‘tarawih’. «El año pasado fue muy triste que no se nos permitiera ir a la mezquita para el rezo del tarawih» afirma.

«Pero este año estoy tan feliz de que podamos ir a orar a la mezquita, aunque sea bajo estrictas medidas de control sanitario» explica. El gobierno de Indonesia -la mayor nación de mayoría musulmana- ha impuesto límites al aforo de las mezquitas, que solo podrán acoger al 50 por ciento de su capacidad total. Además, los fieles deben portar mascarillas y traer sus propias alfombras de oración.

Muchas regiones indonesias han prohibido las reuniones habituales en las rupturas de ayuno, y los líderes religiosos alientan a la gente a orar en sus casas en las zonas donde mayor es la contaminación del virus.

Peregrinos inmunizados

Arabia Saudita, uno de los países con el mayor número de lugares santos del islam, anunció que solamente la gente inmunizada contra el coronavirus podrá participar en la umrah, la pequeña peregrinación a La Meca, a partir del inicio del Ramadán. En Egipto, las restricciones son mucho menos estrictas que el año pasado, y la gente pudo celebrar en las calles el inicio del mes de ayuno.

En Pakistán, donde el ayuno empieza solamente el miércoles, la tercera ola del coronavirus se ha revelado hasta ahora las más mortífera. El gobierno ha urgido a las mezquitas que únicamente acojan a fieles en zonas abiertas, y que hagan respetar estrictamente la distancia social.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados