Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Florencia de la V
Flor de la V

ESPECTÁCULO

«Machirulo desubicado»: Florencia de la V contó una dura historia y pidió justicia

La actriz se pronunció sobre un tópico importante.

Desde su ingreso como colaboradora del INADI, Florencia de la V se ha pronunciado acerca varios temas relevantes para sociedad actual. De hecho, hay un tópico del que viene haciendo eco hace semanas: la desaparición de Tehuel, un joven trans. Hoy a un mes de la última vez que se lo vio en público, la famosa dejó un mensaje importante en Instagram.

Para enmarcar su reclamo, Florencia de la V habló de su propia experiencia como mujer trans: «Los hechos ocurrieron hace muchos años, antes de ser mamá, para ser más precisa. En la era premadre, una de las cosas que disfrutaba mucho eran las noches de cine con Pablo, mi novio en ese momento. Aquella vez salíamos de la función y fuimos al estacionamiento a buscar el auto. Al llegar había una cola de unas diez personas, así que Pablo me dio las llaves para que lo esperara adentro. Como siempre, yo tenía unos tacos altísimos y esa noche estaba cansada. Caminé hasta el coche y al instante lo vi regresar. ¡Qué rápido había hecho! Algo no cerraba (sic)».

«‘Bajate y acompañame’, me pidió. ¿A dónde? ‘¡Vení!’, insistió de forma imperativa. Me llevó a la zona de cajas nuevamente y me paró frente a un flaco. Yo estaba desconcertada. ‘Decí todo lo que comentaste de mi novia delante de ella!’ El sujeto quedo pálido. Pablo volvió a la carga: ‘¡Repetí eso que escuchamos todos, pero en su cara! Jamás te imaginaste que el novio estaba en la fila, ¿no? ¡Ves que sos un cag*n! ¡Ahora te callás! ¡Claro! ¿Para insultarla y agredirla por la espalda tenés pelotas, pero para decirle las cosas en la cara, no?'», reprodujo la conversación que se produjo en ese momento.

Y siguió: «El tipo estaba con una chica que le decía a Pablo que lo dejara, que basta, que terminara. Nunca le sugirió a su acompañante que pidiera disculpas, ni quiso dar a entender que había sido una equivocación. Yo no sé si era una amiga, la hermana, compañera de trabajo o la novia. Recuerdo haberle preguntado a ella si no se daba cuenta de que estaba con un idiota que, además, era un cobarde. A todo esto, cada vez más personas se sumaban y presenciaban la escena. ¿Saben cómo termina la historia? La gente de la fila defendiendo al machirulo desubicado. A un flaco que demostró públicamente su transfobia y discurso de odio».

A modo de cierre, Florencia de la V expresó: «No sorprende, nosotras somos invisibles: ¿qué respeto le pueden tener a una trava? En este sentido, lo que protegió al hombre, en realidad, no fue un grupo de personas sino un pensamiento alienado del que es muy difícil desprenderse. Esa fue la verdadera unión de la noche, la que se produjo en torno a una estructura donde la expulsión y el desprecio por la diferencia estaban presentes.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados