Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Chaco

SOCIEDAD

Se cansó: una mujer de Chaco llevó a su hijo a la comisaría porque no hacía la tarea

Lo que esperaba ser un «reto» terminó con un puñado de policías ayudando al niño a terminar los deberes.

Se acabó la paciencia. Una madre de la localidad de Santa Sylvina, Chaco, no encontró más argumentos para que su hijo haga la tarea y lo llevó a la comisaria para que los oficiales le brinden ayuda y algún que otro consejo. El hecho, que quedó como una curiosidad, también fue asentado en los registros oficiales donde narra que la mujer de 27 años llevó al niño de 8 impulsada por un «estado de impotencia y desesperación» generado por la «rebeldía» del menor.

Según informaron sitios locales, el último viernes Tamara llegó a la dependencia junto a su hijo Braian tras varias advertencias luego de que este se niegue a tomar el cuaderno de clases y realizar los deberes pendientes. Al llegar, los policías se sorprendieron por la situación y la madre los instó a que le brinden alguna «reprimenda» pero, finalmente, se reunieron en torno a la mesa y lo ayudaron a terminar sus deberes.

De acuerdo al relato de los uniformados, durante el momento que compartieron con el niño hicieron hincapié en los «buenos valores, la importancia de estudiar y obedecer a los padres». A su vez, comentaron que al sentarse junto a él advirtieron, por el estado de su vestimenta y calzado, que era de una familia humilde de la región por lo que decidieron impulsar una colecta que luego acercaron a su casa.

Tras el hecho, el jefe de la Comisaria, subcomisario Sergio Daniel Luque, valoró el gesto del personal que se encontraba de guardia. «Esto nos reconforta y nos alegra sentirnos útil para la sociedad. Con su acción afianzan los lazos con la comunidad, para quien está destinado nuestro trabajo», dijo según informó Crónica.

En abril del año pasado, días después del inicio de la cuarentena estricta, la policía de La Pampa sorprendió a un niño el día de su cumpleaños. Ante la imposibilidad de celebrarlo con su familia y amigos, el nene de 7 años recibió la visita en la puerta de su casa de un grupo de efectivos que le regalaron una insignia. «Este va a ser el cumpleaños más triste porque no voy a poder festejarlo con mis amigos», le había dicho el nene a su mamá días antes, algo que finalmente se transformó en un momento a puros aplausos y sonrisas detrás del barbijo.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados